Briseida Torres Reyes indicó que ya se está agilizando el proceso de solicitudes y pagos de la Asistencia de Desempleo por Pandemia.

La secretaria del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Briseida Torres, aseguró hoy que a las nuevas personas que soliciten la Asistencia de Desempleo por Pandemia (PUA, en inglés) se le emitirán sus cheques en tan poco como cuatro días después de solicitar, gracias a que Evertec consiguió enlazar la solicitud digital con el sistema que ya usaba la agencia, conocido como SABEN.

Torres también aclaró dudas sobre la retroactividad de los beneficios y los planes para atender las miles de reclamaciones por desempleo regular y por PUA que continúan pendientes.

“Ayer ya se lograron automatizar 55,000 solicitudes. Eso es un gran avance. Estábamos esperando esa automatización, que va a facilitar y agilizar los procesos”, informó Torres en entrevista con El Nuevo Día desde su oficina en la sede de la agencia en Hato Rey.

¿Quién hizo esa automatización?

-"Evertec. En términos de programación se hizo la automatización. Esto es gran parte de lo que se le había solicitado para este programa que es un programa como el desempleo que ya teníamos, que sí es automatizado con un sistema que se llama SABEN. Lo que necesitábamos es que el nuevo programa, que tiene otros requisitos, también se integrara a SABEN y lograr entonces que los pagos se emitieran de forma automatizada".

¿Esa petición a Evertec fue desde el principio?

-"Sí, definitivamente. Desde que ocurrió esta pandemia, sabíamos que iban a venir ayudas como esta, antes de que estuviera la ley federal del CARES… Nosotros teníamos conversaciones diarias con Evertec y desde esta emergencia aún más. Una vez se aprueba la misma, les dijimos que teníamos que estar pendientes a unas guías que iba a emitir el DOL para hacer la programación, como era nuevo, Evertec nos habló de hacerlo en dos fases por lo difícil de la programación. Se determinó hacer una primera fase de solicitud en línea y una segunda fase de automatización".

El registro digital de PUA fue lanzado el 28 de abril. Por al menos cuatro días, estuvo arrojando errores que impedían completar las solicitudes. La proveedora Evertec asumió públicamente la responsabilidad por esas fallas e informó que no facturaría ese servicio al DTRH. Sin embargo, a pesar de que pasaron casi cuatro semanas para que comenzaran a emitirse pagos de solicitude de PUA, porque se estaban entrando manualmente a SABEN, hoy fue la primera vez que Torres reveló que el proyecto de programación siempre se pensó en dos fases y que sabía que el registro digital desarrollado por Evertec no se iba a integrar a SABEN desde el saque.

¿O sea que la sorpresa que comunicó Evertec y un poco también del DTRH de que los sistemas no encajaban o no estaban automatizados ya estaba planificado para una segunda fase?

-"Sí, se sabía que eso iba a ser en una segunda fase. Debido a que requería programación. Sabíamos que necesitábamos esa integración (con el mainframe, el sistema existente en el DTRH). Era primordial para poder automatizar el pago... Era crucial esa automatización. Estamos sumamente contentos, complacidos de que se logró finalmente esa integración".

¿Cuántas peticiones de PUA quedan pendientes y cuánta gente ya está recibiendo dinero?

-"En cuanto a desembolsos de PUA ya a más de 50,000 personas se emitieron los cheques y los deben recibir entre hoy y mañana. Sabemos que es por correo. De las peticiones, se lograron a entrar al sistema unas 70,000 de manera automatizada. Eso nos libera de entrar los datos de manera manual y de hacer unas determinaciones previas que normalmente las hace un individuo en unas pantallas del sistema SABEN. Se hace una determinación de elegibilidad o no elegibilidad automáticamente a través del sistema. Además, se logró que el pago automático se emitiera a unas 55,000 personas, de alrededor de 90,000 que han solicitado. De esas 55,000, hay unas 4,000 -para redondear- que solicitaron por PUA pero son beneficiarios del desempleo regular. El sistema reconoce y le emitió los pagos de todos modos pero por desempleo regular".

"Las personas que de ahora en adelante soliciten el beneficio de PUA, se va a generar la solicitud de forma automática y el pago también, así que eso nos brinda casos que en menos de cuatro días se estaría emitiendo el pago. Hay unos casos que no porque depende de la información que brinde el individuo. Eso nos va a acelerar las próximas solicitudes".

Torres agregó que las aprobaciones están saliendo con el beneficio base de $66 semanales más la ayuda suplementaria de $600 semanales, aunque puedan cualificar para pagos superiores Esto lo permite el Departamento federal del Trabajo (DOL, en inglés) para agilizar los desembolsos. Ya cuando la persona está cobrando y el personal del DTRH revisa en detalle cada caso, se emitirá un pago adicional por el dinero extra al que cualificaba pero que no se pagó inicialmente.

Leo teorías en las redes sociales de que se están aguantando a propósito las ayudas, para que la gente tenga que reportarse a trabajar, y otras conjeturas incluso de índole partidista de que se están aguantando los fondos. ¿Qué tiene que decir a esto?

-"Hemos trabajado de manera incansable. Lo que queremos es ayudar a la gente. La única razón, y queremos dejarlo meridianamente claro, lo que ha podido retrasar la llegada de estos fondos han sido retos tecnológicos que nos han impedido hacer nuestro trabajo de la manera en que lo queremos hacer, rápida, certera, pero también de conformidad con las leyes. Nosotros tenemos que seguir unos procedimientos tanto estatales como federales y aquí hay unos requisitos. Lamentablemente, no es un beneficio que es automático".

¿Por qué el informe semanal del DOL sigue indicando que en Puerto Rico se han procesado 0 reclamaciones por PUA?

-"Nos comunicamos con el DOL y hemos hecho los informes que nos requiere. Se le ha informado los desembolsos. Puede ser una cuestión de sistemas. Estamos en conversaciones para identificar cuál es la razón. No somos el único estado en el que está ocurriendo esto. Entendemos, y es lo que nos ha informado el DOL, que es una cuestión de sistemas como tal".

PUA es una de las ayudas contenidas en la ley federal de asistencia por la presente pandemia del COVID-19, conocida como CARES. Provee un beneficio mínimo semanal de $66 y máximo de $190, además de un beneficio suplementario de $600 semanales, para personas con negocio propio, autoempleadas, que no pueden trabajar por ser cuidadores o que ya hayan agotado el beneficio regular del desempleo. Este beneficio de hasta $790 semanales es retroactivo al 4 de abril y se extiende por cuatro meses.

Hasta ayer, 21 de mayo, el DTRH había emitido $165 millones en beneficios a 55,000 solicitantes. De este total, 47,510 fueron por PUA y el restante se pagó con fondos del seguro por desempleo regular.


💬Ver 0 comentarios