Parte de la información que se espera recoger en el censo por parte de agricultores incluye la cantidad de terreno terreno cultivado y el promedio de ingreso de la finca. (GFR Media) (semisquare-x3)
Parte de la información que se espera recoger en el censo por parte de agricultores incluye la cantidad de terreno terreno cultivado y el promedio de ingreso de la finca. (GFR Media)

La mayoría de los agricultores activos en Puerto Rico estarán recibiendo durante este mes de enero y principios del próximo febrero los documentos del Censo Agrícola federal que, por causa de los huracanes del 2017, se está realizando con un año de retraso, lo cual subraya la importancia de que los empresarios llenen este formulario .

El documento lo deben de recibir por correo todos los agricultores que estén en los listados que tiene el Departamento de Agricultura de Puerto Rico, que es la agencia local que le está proveyendo las direcciones al National Agricultural Statistics Services, una agencia federal adscrita al Departamento de Agricultura federal (USDA, en inglés).

El Secretario de Agricultura, Carlos Flores, alertó a estos empresarios para que verifiquen si sus direcciones son las mismas que ofrecieron en algún momento al Departamento o si están registrados en la agencia.

Instó a los que, entrado ya el mes de febrero, no hayan recibido el censo, a que visiten una oficina del Departamento para obtener copia del mismo.

“Los agricultores que no lo reciban, o que no les llegó porque cambiaron de dirección, serán visitados por agrónomos del Departamento y del Servicio de Extensión Agrícola para orientarlos y entregarle el censo”, dijo Flores.

Indicó que los envíos que sean devueltos van a la oficina de estadísticas del Departamento, lo que facilitará identificar aquellos agricultores que no recibieron el censo por problemas con sus direcciones.

El funcionario recalcó la importancia de este proceso al señalar que este es el único censo oficial que realiza el gobierno federal y sus resultados se utilizan en situaciones tales como huracanes y otros desastres, para determinar las ayudas y beneficios que se otorgarán a los agricultores.

Recalcó que por ley, la información que se incluye en el censo no se puede utilizar por ninguna otra agencia federal o local, ni darle algún otro uso.

“No se puede usar para las planillas o para determinar las ayudas gubernamentales; no se puede usar para nada que no sea el Censo, porque está prohibido por ley”, afirmó el Secretario.

Parte de la información que se espera recoger en este censo es la edad promedio del agricultor, su nivel de educación, si vive en la finca o fuera de esta, si es propietario o arrienda la misma y si está incorporado.

Se define además cuantoterreno tiene cultivado el agricultor y lo que produce, su promedio de ingreso y las ventas de esos productos.

Según Flores, a este nuevo Censo se le añadieron preguntas relacionadas con las ayudas federales recibidas tras las pérdidas causadas por los huracanes Irma y María.

“Queremos saber cómo ha ido aumentando la participación de la mujer, que está creciendo. En el Censo pasado, del 2012, el promedio de edad estaba sobre los 66 años, queremos ver si eso ha bajado. Si más gente ha entrado en la agricultura debemos ver una reducción en la edad y cambios en la composición familiar”, expresó Flores.

Calificó de “bien valiosa” la información que se recogerá, específicamente para el desarrollo de estrategias y políticas públicas, y poder además atender deficiencias o problemas que puedan detectarse.

“Si para el mes de febrero no lo ha recibido, debe notificarlos en las oficinas regionales de Agricultura para que se les haga llegar el documento. No se puede quedar ningún agricultor sin llenarlo, es como si no existiera”, declaró.


💬Ver 0 comentarios