En la foto Jose Carrión, Ana Matosantos y Christian Sobrino. (semisquare-x3)
En la foto Jose Carrión, Ana Matosantos y Christian Sobrino. (Gerald López Cepero)

La Junta de Supervisión Fiscal aprobó en su decimoquinta reunión pública las nuevas versiones de los planes fiscales del gobierno central y de la Universidad de Puerto Rico.

Ambos planes fueron aprobados por voto unánime.

Todos los integrantes de la Junta participaron de la reunión, aunque David Skeel y Carlos García participaron por teléfono.

La directora ejecutiva del ente federal, Natalie Jaresko, indicó durante su presentación que se estaban corrigiendo unas deficiencias al plan fiscal del gobierno y que se estaba enmendando para cumplir con la Ley Promesa. 

Añadió que buscan la sostenibilidad económica a largo plazo, mejorar el sistema de energía, impulsar la creación de empleos y mejorar el sistema educativo.

También agregó que el nuevo plan fiscal provee las bases para que haya un crecimiento económico al menos hasta el añ0 2023.

Entre los cambios principales está que, en vez de esperar $62,000 millones en fondos federales para la reconstrucción, se prevé que ahora llegarán $82,000 millones en los próximos años. 

Esta tarde, la Junta emitió un comunicado de prensa en el que informa de las decisiones tomadas en la reunión.

Destacaron que, "aunque el nuevo plan fiscal proyecta un superávit primario hasta el 20133, también proyecta un déficit primario desde el 2034 hasta el 2058 basado en el fin del efecto de estímulo del Fondo Federal de Recuperación de Desastres y la falta de reformas estructurales más amplias y profundas".

"En consecuencia, si bien este nuevo plan fiscal incluye muchas de las reformas críticas necesarias para mejorar el balance fiscal y las condiciones económicas de la isla, hay algunas reformas importantes, como la reforma laboral, que no están incluidas en este nuevo plan fiscal porque la voluntad política de implementarlas no existe en este momento", destaca el escrito.

En el caso de la centenaria institución universitaria el nuevo plan reformaría el plan de pensiones, consolidaría operaciones administrativas y aumentaría los costos de matrícula.

“La configuración de conglomerados sugerida por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para la Universidad de Puerto Rico es una alternativa viable. No obstante, se trata de un cambio que transformará el sistema universitario, por lo que tomaremos en cuenta la opinión de nuestra comunidad universitaria para determinar el modelo idóneo para la institución”, sentenció el presidente de la UPR, Jorge Haddock Acevedo.

Revive aquí las incidencias según nuestros reporteros que están en la reunión pública:



💬Ver 0 comentarios