raúl maldonado (horizontal-x3)
Raúl Maldonado dijo que la reforma contributiva le ahorrará a los contribuyentes entre $3,400 y $3,800 millones en los primeros cinco años de su implementación. (Juan Luis Martínez)

El secretario Hacienda, Raúl Maldonado, y su equipo de funcionarios en el Departamento de Hacienda trabajan a toda prisa en el diseño de un nuevo código contributivo en Puerto Rico con la expectativa de que entre en vigor el próximo 1 de julio.

El nuevo código, que todavía no se ha enviado a la Legislatura, contempla una reducción en todas las tasas contributivas de individuos y corporaciones, otorgará mayores deducciones a quienes trabajan por cuenta propia y a los pensionados al tiempo que buscará simplificar el proceso de radicación de planillas.

En conjunto, según los estimados de Maldonado y su equipo, la reforma contributiva les ahorrará a los contribuyentes entre $3,400 y $3,800 millones en los primeros cinco años de su implementación.

“(El huracán) María cambió el paradigma de esta reforma”, indicó Maldonado en un foro con el Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CCPA) efectuado el pasado viernes.

El sábado pasado, El Nuevo Día reportó que Maldonado intensificará sus esfuerzos en la capital federal para abogar por la eliminación de la tasa contributiva sobre el uso de intangibles en Puerto Rico, lo que afectaría los recaudos al fisco en unos $1,700 millones al cabo del próximo quinquenio.

Según Maldonado y el secretario de Rentas Internas, Francisco Parés Alicea, la reforma contributiva les ahorraría a los individuos unos $273 millones al año mientras la reactivación del Crédito por Ingreso Devengado dejaría en los bolsillos de los trabajadores otros $219 millones. Mientras, las corporaciones verían un alivio de $188 millones por la reducción en la contribución sobre ingresos; entre $80 millones y $90 millones por la reducción y eventual eliminación del Impuesto a la Venta y Uso (IVU) sobre transacciones de negocios (B2B) y $87 millones por la reducción del IVU en los alimentos preparados.

“Bajo el escenario que dejó (el huracán) María, tenemos que incentivar la economía ahora”, dijo Maldonado al revelar que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) conoce las intenciones de la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

“Me reuní con los consultores de la junta en dos ocasiones y le presentamos los lineamientos filosóficos. Queremos reducir la contribución a los individuos y las corporaciones y queremos incentivar que las empresas recluten empleados e inviertan en maquinaria”, dijo Maldonado a El Nuevo Día.

El funcionario prevé que la reducción en el IVU para las transacciones B2B y los alimentos preparados entre en vigor en julio próximo. Mientras, la reducción en las tasas contributivas sobre ingresos se daría a partir de enero de 2019.

Para Maldonado y Parés Alicea, Puerto Rico necesita adoptar un nuevo código luego de la reforma contributivafederal.

Asimismo, Hacienda comienza a identificar una reducción acelerada en el número de retenciones de nómina de empleados y que los patronos deben enviar mensualmente.

“El propósito es que los contribuyentes puedan invertir en sí mismos”, dijo Parés Alicea al señalar que la reforma estará en cumplimiento con el plan fiscal.

Los individuos

Según Parés Alicea, las nuevas tasas contributivas para individuos no excederán 29% y hará más énfasis en la retención en el origen.

El Nuevo Día reportó antes que los individuos que ahora tributan a una tasa de 7%, pagarían impuestos a razón de 1%.

La nueva reforma contributiva incluirá un “premium return system” para los empleados por cuenta propia permitiendo que estos puedan deducir la totalidad de sus gastos de negocio.

Según Parés Alicea, los individuos que trabajan por cuenta propia podrían optar por un cómputo opcional y pagarían una nueva tasa contributiva, siempre que acepten que Hacienda les retenga impuestos al recibir su paga. Las nuevas tasas contributivas para estos individuos serán de 10%, 15% y 20%.

En el caso de los individuos de altos ingresos y que cualifiquen para la contribución básica alterna, las tasas de contribución sobre ingresos se reducirán de 10%, 15% y 24% en la actualidad a 1%, 5%, 10% y 20%.

Parés Alicea sostuvo que la reducción en tasas y la reactivación del EITC beneficiará a sobre 800,000 contribuyentes individuales.

“Hay un elemento de simplificación y de hacerle la vida más fácil”, dijo Parés Alicea.

Las corporaciones

En el caso de las corporaciones, la reforma contributiva contempla nuevas tasas reducidas para corporaciones por servicios profesionales. En este caso, las nuevas tasas bajo el cómputo opcional serían 10%, 15% y 20%.

Anteriormente, El Nuevo Día reveló que la contribución máxima en el caso de corporaciones será 29%, en lugar de 39% como sucede en la actualidad, así como la reducción en el llamado B2B y en alimentos preparados.

Parés Alicea subrayó que la reducción de tasas del IVU solo aplicará a las empresas que acepten reportar sus transacciones por la vía electrónica. Además, se requerirá que las empresas no tengan deudas con Hacienda o se encuentren en planes de pago.

De acuerdo con Parés Alicea, la reforma contributiva aspira a que, al igual que pasa con las personas, las corporaciones puedan aceptar retenciones en el origen y a cambio, pagarían tasas contributivas más bajas.

En el caso de la contribución alterna mínima, que pagan grandes corporaciones, la tasa será de 17%.

Un crédito de $2,400 por retener empleados después del huracán

De otra parte, Hacienda espera completar un acuerdo con el Departamento del Tesoro federal para que los patronos que retuvieron a sus empleados después del pasode los huracanes Irma y María y pagaron nómina aunque se encontraban inoperables, puedan recibir un cheque de hasta $2,400 por empleado, para compensar el impacto del desastre.

El crédito surge luego de que el Congreso federal aprobara una iniciativa similar para patronos a nivel continental.


💬Ver 0 comentarios