La orden ejecutiva también establece el requerimiento del uso de cemento local en proyectos de construcción del gobierno.  (GFR Media) (horizontal-x3)
La orden ejecutiva también establece el requerimiento del uso de cemento local en proyectos de construcción del gobierno. (GFR Media)

El gobernador Ricardo Rosselló firmó hoy una orden ejecutiva para aumentar el salario mínimo de los empleados de la construcción en la isla a $15 la hora para contrataciones del sector público.

La orden ejecutiva también establece el requerimiento del uso de cemento local en proyectos de construcción del gobierno. Los trabajadores de ese sector recibían hasta ahora $7.25 la hora a nivel privado y $8.25 en contrataciones públicas.

"La medida nos servirá para potenciar la economía de Puerto Rico y tendrá un efecto positivo", resaltó Rosselló en conferencia de prensa, donde dijo que no tenía sentido que en ciertas áreas de Estados Unidos los trabajadores del sector ganarán hasta 70 dólares la hora por el mismo trabajo que se realiza aquí.

"La reconstrucción de Puerto Rico es esencial", subrayó Rosselló, tras explicar que hasta el momento la competencia entre las empresas en las contrataciones públicas provocaba que para ganar los concursos optaran, con el objetivo de ofrecer mejores precios, por mantener salarios bajos a sus trabajadores.

"Uno de los elementos fundamentales de la recuperación de Puerto Rico es la industria de la construcción, la cual es vital para estar preparados ante fenómenos atmosféricos y otras emergencias que nos puedan afectar en el futuro", sostuvo.

Rosselló indicó que en un momento de recuperación como el actual es indispensable que "la fuerza local de la construcción sea más fuerte que nunca", además de asegurar que los trabajadores del sector tienen que estar mejor pagados.

El objetivo, insistió, es el de mantener y atraer el desarrollo económico que Puerto Rico necesita.

Recordó que en Estados Unidos la Ley Davis-Bacon fija un salario mínimo más alto para proyectos públicos, pero que se trata de una norma federal que no aplica en Puerto Rico.

"El objetivo es contar con una fuerza laboral más robusta", insistió, después de incidir en que una medida de este tipo significará un revulsivo para la debilitada economía local, en especial tras el paso del huracán María el pasado mes de septiembre.

El secretario del Departamento del Trabajo, Carlos Saavedra, dijo, por su parte, que esta medida beneficiará a los cerca de 40,000 trabajadores del sector de la construcción en Puerto Rico.

El gerente regional de la Unión Internacional de Trabajadores de Norteamérica (Liuna), John Vigueras, destacó que no era justo que trabajadores del sector de empresas de Estados Unidos desplazados a la isla por el huracán María ganarán $50 o $70 la hora comparado con los $7.25 de los locales.

La orden ejecutiva establece, además, que se ponga en vigor la Ley 109 de 1985 que requiere el uso de cemento local en proyectos de construcción del Gobierno.

En el año 2012, Puerto Rico produjo 17 millones de sacos de cemento, mientras que en 2014 esa cifra se redujo a 7 millones, lo que según Rosselló demuestra un colapso en la industria de la construcción.

El uso de materiales producidos en Puerto Rico protege a los empresarios locales, quienes crean empleos e inversión a nivel local, destacó Rosselló.

La orden ejecutiva exige acuerdos laborales para proyectos financiados por el Gobierno, los cuales establecerán condiciones de seguridad y entrenamiento profesional que protegen a los trabajadores.

Rosselló destacó que la medida llega en un momento en que grandes cantidades de fondos son dirigidos a Puerto Rico en el objetivo de atender la devastación provocada por el huracán María.


💬Ver 0 comentarios