El presidente de Constellation Health, Iván Colón, indicó que la empresa se comunicará con todos los pacientes para ayudar a coordinar las citas que perdieron. (semisquare-x3)
El presidente de Constellation Health, Iván Colón, indicó que la empresa se comunicará con todos los pacientes para ayudar a coordinar las citas que perdieron. (Luis Alcalá del Olmo)

En lo que constituye un duro revés para la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS), el Tribunal de Apelaciones paralizó ayer entrada la tarde, el proceso de liquidación de la aseguradora de salud Constellation Health, al igual que todos los proceso que lleva a cabo el Tribunal de Primera Instancia (TPI) y que procuraban el cierre definitivo del plan médico.

“Espero que esto encamine ahora al comisionado de Seguros y cumplan con su responsabilidad, de rehabilitar a Constellation”, dijo ayer el presidente de la empresa a este diario, Iván Colón.

“A los pacientes, nos vamos a comunicar con todos ellos, sus tarjetas y las cubiertas de beneficios siguen vigentes, ayudaremos a coordinar las citas que perdieron y nuestro personal está notificado para que regresen todos para restablecer los servicios a nuestros afiliados”, agregó Colón. “A los proveedores, gracias por su apoyo”.

Ayer, luego de que Constellation acudiera con una moción en auxilio de jurisdicción, el panel integrado por las juezas Luisa Colom García, Ivelisse Domínguez Irizarry e Irene Soroeta Kodesh ordenó la paralización de todos los procesos contra el plan médico y “específicamente, la orden emitida por el TPI, el 7 de junio de 2019 a las 4:10 p.m., hasta que otra cosa dispongamos”.

En la orden, la jueza Domínguez Irizarry expresó que los procedimientos en el foro de instancia no debían paralizarse.

La orden del foro intermedio es el desarrollo más reciente en una disputa que libran la OCS y Constellation que ya marca cuatro años y que comenzó cuando el regulador de seguros concluyó que la organización que sirve el segmento de Medicare Advantage en la isla no tiene la capacidad financiera para continuar operando.

La decisión del panel de juezas se produce luego de que el año pasado, ese mismo foro concluyera, que la OCS no hizo “suficiente” para rehabilitar a Constellation.

En síntesis, lo adecuado era permitir que Constellation expandiera sus operaciones, pero según Colón, en ese momento, el fallo del tribunal fue tardío y Constellation no pudo implementar su plan.

Ayer, la OCS indicó a El Nuevo Día que estaría en mejor posición para reaccionar a la controversia en el día de hoy.

La principal diferencia entre Constellation y la OCS radica la merma en capital y el monto de reclamaciones por pagar. Al 31 de diciembre pasado, según documentos en corte, la OCS estimaba el cálculo en el menoscabo en unos $20.3 millones. Hasta mediados del año pasado, la reserva para pagar a proveedores se estimaba en $48.4 millones.

“Lo que sucede es que el comisionado de Seguros no aceptó nada, no aceptó ninguno de los planes de capitalización que le presentamos”, indicó Colón altiempo que indicó que la OCS se niega a admitir los activos que posee la entidad.

La semana pasada, a través de la oficial de rehabilitación Wilma Rosario, la OCS pidió liquidar de manera “temporera” a Constellation por entender que el plan médico no ha podido salir adelante ni allegar capital para fortalecer su situación.

Según documentos en corte, Constellation apostaba a recapitalizarse intercambiando la deuda que posee con hospitales y proveedores, una práctica que también había empleado antes.

Anteriormente, el Hospital Auxilio Mutuo entró en un intercambio de deuda por acciones de Constellation y lo mismo se aprestaba a hacer hasta el año pasado, el hospital HIMA San Pablo. El complejo hospitalario es el mayor proveedor de Constellation y aceptaba intercambiar su deuda de unos $10 millones, por acciones del asegurador, según documentos en corte.

De acuerdo con Colón, la OCS rechazó sus propuestas, que de haberse implementado, habrían reducido las cuentas por pagar a $30 millones.

Desde la perspectiva de la OCS, Constellation necesita atraer capital nuevo a sus operaciones y a su vez, corregir diversas deficiencias operacionales. Entre estas, una tendencia de sobrepago a los proveedores que se calculaba hasta el año pasado en $15 millones.

El fallo adverso contra la OCS se produce al tiempo en que el regulador obtuvo una orden de rehabilitación contra Integrand Assurance Company. Ese asegurador alega que la inacción de la OCS le llevó al cuadro de insolvencia que encara.

La OCS tiene cinco días para responder al recurso ante el Apelativo.


💬Ver 0 comentarios