Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La directora ejecutiva de Acodese reconoció que el seguro encarecerá particularmente en los municipios del sur, donde ahora se reconoce la existencia de la falla sísmica que ya ocasionó unos $460 millones en daños, según cifras oficiales.  (GFR Media)
La directora ejecutiva de Acodese reconoció que el seguro encarecerá particularmente en los municipios del sur, donde ahora se reconoce la existencia de la falla sísmica que ya ocasionó unos $460 millones en daños, según cifras oficiales. (GFR Media)

Los terremotos que afectaron el sur de Puerto Rico en enero pasado ya se han traducido en unas 5,397 reclamaciones de seguros y $94 millones en pérdidas aseguradas, reveló ayer la directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Seguros (Acodese), Iraelia Pernas, al anticipar que la cifra continuará al alza en los próximos meses.

Citando cifras compiladas por la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS), apenas tres semanas después de los terremotos del 6 y 7 de enero pasado, Pernas destacó que hasta el pasado 31 de enero, las aseguradoras habrían recibido el equivalente a unas 250 reclamaciones por día y emitieron pagos por unos $2.77 millones.

“Estas van a ser reclamaciones más cuantiosas individualmente. Lo que estamos viendo es el efecto de un evento que se produjo en un área relativamente pequeña y considerándose que es una región que está deprimida económicamente”, dijo Pernas.

A principios de año, El Nuevo Día reportó que la mayor parte de los hogares en Puerto Rico no cuenta con un seguro de propiedad y contingencia, lo que incluiría una cubierta contra terremotos.

“La gente tiene que abrir los ojos y analizar lo que tiene”, agregó la abogada al señalar que los eventos de enero pasado deben servir para que las personas verifiquen si el seguro que poseen es adecuado y para que aquellos consumidores o negocios que no tienen seguro contra desastres, consideren adquirir uno.

Pernas reconoció que los eventos de enero pasado incidirán nuevamente en el precio de los seguros y también en los tratados de reaseguro que compran las aseguradoras para compartir el riesgo que suscriben.

El mercado de seguros de Puerto Rico se ha encarecido luego de los huracanes Irma y María y a raíz de nuevas exigencias, tanto de parte de los reaseguradores como de entidades reglamentarias como la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros (NAIC, en inglés) y la agencia evaluadora A.M. Best.

Primas más caras y restrictivas

“Ha habido aumentos en primas y tratados de reaseguro y ha habido cambios en el área de suscripción, ha habido mayor rigor en la suscripción”, dijo Pernas.

A manera de ejemplo, Pernas indicó que las pólizas de condominios ahora se limitan a proteger la estructura y no el contenido de estos complejos de vivienda y que a la hora de suscribir una nueva hipoteca, algunos aseguradores están enviando inspectores a las propiedades para determinar si aceptará cubrir ese riesgo o no.

Pernas también reconoció que el seguro encarecerá particularmente en los municipios del sur, donde ahora se reconoce la existencia de la falla sísmica que ya ocasionó unos $460 millones en daños -según el gobierno-  al igual que en edificios e inmuebles ubicados en el litoral de la isla.

Sin embargo, Pernas sostuvo que para un consumidor o negocio, las pérdidas por un terremoto pueden ser más devastadoras, pues a diferencia de los huracanes, en un terremoto pueden producirse daños a las estructuras u ocasionar la pérdida total del hogar, que suele ser el único activo de valor que poseen las familias y cuyo reemplazo o construcción podría tomar más tiempo.

A preguntas de El Nuevo Día acerca de la posición financiera de las aseguradoras, Pernas indicó que el sector está “preparado” para responder a la posibilidad de un nuevo desastre en términos financieros, aunque reconoció que todavía lidian con reclamaciones asociadas al huracán María.

El desempeño del sector de seguros durante el año 2019 es desconocido, pues el año pasado y por primera vez, la OCS no publicó los informes trimestrales que dan cuenta del estado del sector.

El dilema de los ajustadores

“Todavía ese 2% de reclamaciones sigue pendiente en las estadísticas y en medio está la gente”, dijo Pernas al explicar que prevalece un impasse en las reclamaciones más cuantiosas luego de la temporada ciclónica de 2017.

“En muchos de los casos, ha sido un mismo ajustador”, sostuvo Pernas haciendo referencia a las diversas querellas que los asegurados han radicado contra el ajustador público Scott Favre, quien según la abogada, a solo días de registrar su firma en Puerto Rico, recibió decenas de contratos del gobierno.

“Le hemos llevado, muchas veces, planteamientos al regulador. Estamos hablando de más de un caso y con más de un asegurador. El comisionado ha iniciado los procedimientos en ley y le está dando el debido proceso de ley”, sostuvo Pernas al indicar, sin embargo, que las penalidades impuestas por la OCS no han actuado como disuasivo.

“Si en el proceso de descubrimiento de prueba se le ha multado con $10,000 y la ganancia que representa una reclamación de $30 millones será mucho más que eso, de qué estamos hablando”, agregó la abogada.

Pernas expresó preocupación con el tema de los ajustadores públicos, pues sostuvo que de producirse un evento telúrico de gran magnitud, el sector podría entrar en otra ronda de litigios, como al presente, por reclamaciones que son hasta cuatro veces mayores que los daños recibidos.