La arquitecta Nilda Marchand, directora de la Autoridad para el Redesarrollo Local de Roosevelt Roads.
La arquitecta Nilda Marchand, directora de la Autoridad para el Redesarrollo Local de Roosevelt Roads. (Alejandro Granadillo)

El futuro de Ceiba es sinónimo del desarrollo de la antigua base naval Roosevelt Roads, que tras cesar operaciones en 2004 se convirtió en la oportunidad ideal para revivir el desarrollo económico en este municipio y el resto de la zona este de Puerto Rico.

Los esfuerzos para desarrollar los 3,400 acres que conforman el proyecto tomaron fuerza cuando en mayo de 2013 los terrenos pasaron a manos de la Autoridad de Redesarrollo Local Roosevelt Roads (LRA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el desarrollo de este complejo sigue siendo una asignatura pendiente, que el gobierno prevé completar en un plazo de 25 años, tiempo que comenzó a contar hace ocho.

La directora ejecutiva de LRA, la arquitecta Nilda Marchand, reconoció que la tarea es ardua, pero aseguró que confía en que la reciente asignación de $73 millones para el desarrollo de la infraestructura de energía eléctrica, agua potable y sistemas sanitarios de los terrenos propicie la inversión privada.

“Han habido innumerables desarrolladores privados con interés en Roosevelt Roads, pero cuando hacen su diligencia y se dan cuenta de la inversión y de lo que conlleva, pues ahí es difícil hacer un negocio porque es bien riesgoso para ellos. Esto elimina un poco el riesgo para el desarrollo privado”, sostuvo en entrevista con El Nuevo Día.

Somos Ceiba
Somos Ceiba (El Nuevo Día)

Los trabajos de infraestructura incluyeron una asignación de $33 millones por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para el desarrollo de una microrred eléctrica, a la vez que IBD Energy Group invertirá $20 millones adicionales para hacerse cargo del área de generación de la microrred. Mientras, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos destinó $7.9 millones para el desarrollo de una planta de agua potable y el gobierno estatal asignó $12.6 millones para la construcción de una planta de agua sanitaria.

Pese a esta inversión, el dinero que se necesita para que la infraestructura esté en óptimas condiciones asciende a unos $400 millones, según estimados de Marchand.

“Tenemos unos $33 millones adicionales (en fondos de FEMA) para recuperación general. Vamos a utilizar gran parte de estos fondos para darle una nueva cara al frente prontuario, demoler estructuras que están en precario, entre otros”, anticipó.

¿Cuál es la visión?

Desde que comenzó el desarrollo de Roosevelt Roads, se han creado al menos tres versiones (2004, 2010 y 2014) del plan maestro para el desarrollo de los terrenos. La visión actual del gobierno, que decidió no alterar el documento, es que Roosevelt Roads sea un proyecto de desarrollo multiusos, donde todos los proyectos se integren y generen una comunidad.

“La meta es que exista una variedad de multiusos donde tú puedas vivir, trabajar y disfrutar”, indicó Marchand, al añadir que el proyecto está dividido en nueve áreas con intereses específicos.

Una vez completado el desarrollo de la antigua base naval, se estima la creación de unos 25,000 empleos y un impacto económico de $2,300 millones por la construcción.

SAN JUAN, PUERTO RICO - SEPTIEMBRE 30: Entrevista con la Arquitecta Nilda Marchand, Directora de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads. Planes a corto, mediano y largo plazo de la entidad.
SAN JUAN, PUERTO RICO - SEPTIEMBRE 30: Entrevista con la Arquitecta Nilda Marchand, Directora de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads. Planes a corto, mediano y largo plazo de la entidad. (Alejandro Granadillo)

“Lo primero que se va a impactar es el municipio porque van a empezar a recibir todas las patentes y los impuestos de construcción. También se va a impactar la comunidad por los empleos que se van a crear, de forma directa e indirecta. Tenemos una responsabilidad bien grande con el componente de capacitación porque necesitamos educar a las personas y ayudarlas a que se preparen para que puedan disfrutar de esos empleos”, indicó Marchand.

Cuestionada sobre si el desarrollo de la base consideró los reclamos de la comunidad, la directora ejecutiva aceptó que los residentes de Ceiba y pueblos limítrofes quieren ser más escuchados por el gobierno.

Indicó que recientemente realizó una reunión con varios componentes de la comunidad, quienes, según ella, no tan solo reclamaron ser informados de los avances del proyecto, sino ser parte de la toma de decisiones. Pese a que en la Junta de Directores de LRA hay representantes de la comunidad, Marchand reconoció que los procesos deben ser más abiertos y transparentes.

¿Qué proyectos hay en desarrollo?

Aunque el desarrollo de Roosevelt Roads representa el futuro de Ceiba, los terrenos también son el presente de un municipio en el que, hasta julio de 2019, residían casi 11,000 personas, según estimados del Censo de Estados Unidos.

SAN JUAN, PUERTO RICO - SEPTIEMBRE 30: Entrevista con la Arquitecta Nilda Marchand, Directora de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads. Planes a corto, mediano y largo plazo de la entidad.
SAN JUAN, PUERTO RICO - SEPTIEMBRE 30: Entrevista con la Arquitecta Nilda Marchand, Directora de la Autoridad para el Redesarrollo de Roosevelt Roads. Planes a corto, mediano y largo plazo de la entidad. (Alejandro Granadillo)

En la antigua base naval ubica el Centro Residencial para Oportunidades Educativas para la ciudad de Ceiba (Croec), que fue localizado en la antigua escuela primaria de la instalación militar.

Asimismo, los terrenos son sede de la Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (Aprodec), la entidad Equinoterapia Puerto Rico y la empresa ecoturística Pure Adventure Bio Bay.

En Roosevelt Roads también está localizado el nuevo terminal de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), que sirve a los residentes y visitantes de las islas municipios de Vieques y Culebra. Marchand aseguró que estas instalaciones contarán con un hotel y espacios comerciales en un mediano plazo.

Sin embargo, el desarrollo más importante, por el momento, es el del Hotel Loopland, que comenzará a construirse durante el primer trimestre de 2022. La inversión total del proyecto ronda los $200 millones y una vez culminado tendrá 1,500 habitaciones. El desarrollo de esta hospedería está enfocado en la remodelación de las antiguas casas de los oficiales, que son unidades existentes.

En los terrenos también se desarrolla el proyecto Ocean Club, que busca convertir las antiguas barracas de los soldados en viviendas de alquiler a largo plazo por un costo de $7.5 millones.

Mientras, la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico (Pridco, por sus siglas en inglés) busca desarrollar un parque industrial enfocado en la manufactura aerospacial, una industria que ha crecido recientemente en la isla.

Roosevelt Roads también contará con un centro de oceanografía, que costará $16 millones provenientes de la Administración de Desarrollo Económico (EDA, por sus siglas en inglés).

“Todo lo que está ocurriendo ahora tiene su espacio dentro de la base y se van a integrar a la visión de mayor escala que el gobernador Pedro Pierluisi y nosotros estamos planificando”, sostuvo Marchand. “El próximo paso es conseguir desarrolladores a gran escala, que se encarguen de hacer un desarrollo integrado y no se estén desarrollando cosas ajenas unas a las otras. Hay que procurar la continuidad y visión de todos”, estableció.

💬Ver comentarios