La Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (Aprodec) habilitó un hostal a precios sostenibles en sus instalaciones en los antiguos terrenos de la Estación Naval Roosevelt Roads en Ceiba.
La Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (Aprodec) habilitó un hostal a precios sostenibles en sus instalaciones en los antiguos terrenos de la Estación Naval Roosevelt Roads en Ceiba. (Xavier García)

Ceiba - Meses antes del anuncio del cierre de la Estación Naval Roosevelt Roads, en 2003, nació la Alianza Pro Desarrollo Económico de Ceiba (Aprodec) con la meta de que las comunidades de este municipio fueran parte de los nuevos proyectos a realizarse en la antigua base militar.

Todos los planes que se usaban para Roosevelt Roads no incluían al pueblo, se ignoraba completamente y tenían otros intereses... Pero la idea de un buen desarrollo tiene que salir de la comunidad”, expuso el arquitecto Manuel Martínez, quien es el presidente de Aprodec.

Martínez detalló que, tras el desalojo de los militares, se creó la Ley de la Autoridad para el Redesarrollo de los Terrenos y Facilidades de la Estación Naval Roosevelt Roads, con una junta mayormente dirigida desde San Juan y que excluía a los ceibeños.

Una vez conformada, la Alianza sometió 25 propuestas para la creación del Centro Ecoturístico del Este Isabel Rosado Morales, hasta que finalmente fue aprobado. En el 2016, se les entregó el complejo de edificios que antes era ocupado por las oficinas de los altos ejecutivos del Ejército, y que estuvo abandonado por 12 años.

En esas instalaciones, el grupo realiza talleres para ayudar a crear microempresas y comercios autosustentables, así como bohemias/tertulias, en las que se dialoga sobre el desarrollo de nuevos proyectos.

Somos Ceiba
Somos Ceiba (El Nuevo Día)

A partir de esas tertulias, surgieron las ideas en las que trabajan actualmente, como la incubación de negocios.

“Toda persona que esté interesada en poner su negocio, viene aquí y nosotros le damos clases de cómo establecerlo, cómo hacer cambios, cómo hacer mercadeo, cómo manejarlo”, explicó el arquitecto, quien junto a la Alianza se propone poblar la antigua estación de microempresarios de la zona este.

Gracias a esta iniciativa, ya se han creado siete microempresas para el alquiler de kayaks, de bicicletas y servicios de guías turísticos, entre otras, que reciben el apoyo de la Alianza.

“Nuestra misión es fomentar el desarrollo integral y sostenible de las comunidades de Ceiba, Naguabo y la región oriental de la isla, de tal forma que se incremente la calidad de vida, procurando mayor bienestar y formación humana”, enfatizó Martínez.

Con ese enfoque, Aprodec, junto a su grupo de voluntarios, ha logrado establecer un hostal con 24 camas y baños comunes, para hospedar a voluntarios que vienen a trabajar en el Centro Ecoturístico del Este, ya sean locales o internacionales. En la estructura, de 60,000 pies cuadrados, también se habilitó un salón de reuniones y talleres, y el dinero que generan se utiliza para dar continuidad a los proyectos de la organización sin fines de lucro.

El presidente de Aprodec, Manuel Martínez, sostuvo que la misión de la entidad es fomentar el desarrollo integral y sostenible de las comunidades de Ceiba, Naguabo y la región oriental de la isla, de tal forma que se incremente la calidad de vida.
El presidente de Aprodec, Manuel Martínez, sostuvo que la misión de la entidad es fomentar el desarrollo integral y sostenible de las comunidades de Ceiba, Naguabo y la región oriental de la isla, de tal forma que se incremente la calidad de vida. (Xavier García)

Actualmente, el grupo trabaja en la construcción de un pequeño hotel de cuatro habitaciones accesibles para las personas con diversidad funcional con el fin de crear espacios inclusivos, económicos y funcionales. También, servirá para que los pacientes de diferentes partes de la isla que reciben tratamientos en un aledaño centro de equinoterapia puedan pernoctar en estas instalaciones.

Además, entre los próximos planes, está acondicionar uno de los pisos del edificio para la exhibición de piezas arqueológicas puertorriqueñas que ahora se encuentran bajo la custodia del Ejército de Estados Unidos, y que les serán entregadas una vez esté completado el pequeño museo.

Aprodec es también una estructura autosustentable, con lo que motivan a la comunidad a moverse hacia ese modelo.

“Queremos que este sea un espacio para la comunidad. Nosotros generamos nuestra electricidad, nuestra agua, vamos a cosechar todo lo que nos vamos a comer aquí, y una vez que demostremos que eso es posible, porque mucha gente piensa que eso no es posible, pues lo hacemos en todo Ceiba y en todo Puerto Rico. ¡Es posible!”, concluyó el líder comunitario.

Aprodec nació meses antes del cierre oficial de la base militar Rooselvet Roads, en Ceiba, en el 2003, con el fin de  impulsar  proyectos de desarrollo comunitario en esos terrenos.
Aprodec nació meses antes del cierre oficial de la base militar Rooselvet Roads, en Ceiba, en el 2003, con el fin de impulsar proyectos de desarrollo comunitario en esos terrenos. (Xavier García)
💬Ver comentarios