Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

(GFR Media)
(GFR Media)

El millonario impacto que tendría la posible cancelación de casi un centenar de viajes de cruceros que visitan San Juan, puso a correr ayer al gobierno, mientras la Asociación de Navieros le pidió a la gobernadora Wanda Vázquez que detenga el proyecto de privatización de los muelles.

La línea Royal Caribbean le informó al gobierno la pasada semana sus planes de reducir los viajes a San Juan, lo que podría tener un impacto en la economía de unos $50 millones aproximadamente. Dicha comunicación llegó después que la gobernadora conversara en octubre con los ejecutivos de las compañías de cruceros sobre la intención del gobierno de privatizar los muelles.

“En la convención de cruceros que hubo aquí recientemente los ejecutivos de Royal Caribbean y de Carnival se reunieron con la gobernadora para decirle que no privatizara los muelles, que si hacía falta dinero para arreglar los muelles, ellos lo pondrían”, dijo una de las fuentes que prefirió no se divulgara su nombre.

La fuente señaló que las líneas de cruceros quieren invertir en la remodelación de los muelles y a cambio tener uso preferencial, es decir, que puedan utilizar el muelle con carácter prioritario los días en que atraquen en San Juan, y el resto de los días otros podrían hacer uso de las instalaciones.

Al hacerse pública la intención de Royal Caribbean, la gobernadora reaccionó diciendo que le sorprendió la carta que envió la línea de cruceros, la cual informa sobre la posible cancelación de algunos viajes a partir de julio de 2020. “Nos sorprendió la carta. De todas maneras, el diálogo está abierto. Di instrucciones al secretario interino de Puertos para que circule una invitación, nos reunamos y continuemos el diálogo”, expresó Vázquez, esperanzada en que la empresa revierta su decisión.

Nuevo concesionario

Sin embargo, tal parece que el gobierno ya escogió al concesionario que se encargara de reparar y mejorar los muelles de San Juan. El Nuevo Día supo que se trata de Global Ports Holding, el mayor operador de puertos de crucero a nivel global. No obstante, Fermín Fontanés, director ejecutivo de la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas, negó en declaraciones escritas que hayan seleccionado al concesionario, pero señaló que lo anunciarán antes que finalice el 2019.

Otro que mantiene la esperanza de que Royal Caribbean reevalúe su decisión es Jorge Ponsa, presidente de Travel Planners y dueño de la franquicia Expedia Centro de Cruceros. “Mi esperanza es que para el año próximo revisen esta decisión y anuncien a San Juan nuevamente como ‘homeport’ (puerto base) todo el año”, dijo.

Para Ponsa, esta decisión es una puramente de negocios, aunque destacó que su agencia no ha recibido información oficial de la empresa. No obstante, sí notó en el sistema de reservaciones las cancelaciones de visita a San Juan, y que muchas de estas visitas fueron sustituidas por CocoCay, la isla privada de Royal Caribbean en Las Bahamas.

Mientras, la Asociación de Navieros de Puerto Rico le exigió al gobierno que detenga la privatización y evite las pérdidas millonarias a la economía. “Exigimos que de inmediato el gobierno haga esfuerzos responsables para proteger esta industria... No es solicitarles a las líneas hacer propuestas, es decirle qué necesitan y qué podemos hacer para asegurar su permanencia. ¿De qué vale una alianza público-privada para los muelles de barcos cruceros sin los barcos?”, sostuvo Fernando Rivera, portavoz de los navieros.

Asimismo, la Asociación de Hoteles y Turismo (PRHTA por sus siglas en inglés) urgió al gobierno a que resuelva la situación con premura y evite así que otras líneas de cruceros hagan lo mismo.

En esta historia colaboró Raisa Rivas.