Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los estimados en pérdidas que vería la economía de la isla, si se concretan estas cancelaciones, superaría los $100 millones. (GFR Media)
Los estimados en pérdidas que vería la economía de la isla, si se concretan estas cancelaciones, superaría los $100 millones. (GFR Media)

La Asociación de Navieros de Puerto Rico se unió hoy, martes, al reclamo general ciudadano de que la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, atienda con extrema urgencia y prontitud la notificación hecha a las autoridades locales por la línea Royal Caribbean de la cancelación de decenas de visitas de sus barcos cruceros.

El portavoz de dicha organizaicón, Fernando Rivera, expresó que la noticia no solamente es impactante para el sector económico de los barcos cruceros sino para toda la economía del país.

“La industria de barcos cruceros ha sido uno de los pocos sectores que ha mostrado estabilidad y crecimiento en los pasados años. Actualmente, es uno de los pilares de nuestra economía. Minimizar el impacto de este anuncio en los sectores gubernamentales no es prudente ni aceptable”, precisó Rivera, quien es miembro de la Junta de Directores de la Asociación y expresidente de la organización.

Añadió que no sólo se debe considerar los más de 500,000 de pasajeros que no llegarían a Puerto Rico, sino las decenas de miles de tripulantes que dejarían de llegar en estas embarcaciones para adquirir bienes y servicios en los comercios, tomar tours, taxis, transportación colectiva, comer en restaurantes, así como de adquirir boletos aéreos y hacer reservaciones de estadías en hoteles.

Anticipó también que habrá una reducción en pasajes aéreos ante la falta de demanda de pasajeros y, por consiguiente, el costo de los boletos incrementará dramáticamente.

Por otro lado, los comerciantes locales relacionados a la industria naviera no estarían vendiendo sus productos para abastecer las naves ni los sectores profesionales proveerían servicios médicos, legales; ni se estarían brindando servicios de reparación de naves en todas sus dimensiones ni proveyendo combustible localmente.

“El impacto directo en cadena es devastador y no creemos que el país tolere perder en exceso de $100 millones de su economía bajo las condiciones en que estamos”, aseveró Rivera.

El portavoz de los navieros señaló que Royal Caribbean había advertido este escenario al gobierno, por lo cual sus acciones no pueden serles extrañas y dijo que es anticipable que otras líneas sigan el mismo camino

“Exigimos que de inmediato el gobierno haga esfuerzos responsables para proteger esta industria y que reexamine y, cuando menos, ponga en suspenso la consideración de la alianza publica privada para los muelles de barcos cruceros. No es solicitarles a las líneas hacer propuestas, es decirle qué necesitan y qué podemos hacer para asegurar su permanencia. ¿De qué vale una alianza público-privada para los muelles de barcos cruceros sin los barcos?”, manifestó el expresidente de la Asociación de Navieros.