Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la JSF, confirmó que los gastos de la Junta han rondado los $800 millones, pero que gran parte de ellos se ha ido al proceso de Título III. (Teresa Canino Rivera)

Luego de un intento fallido a mediados de año para conseguir un nuevo acuerdo con los bonistas considerando la realidad que representa el coronavirus, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) se propone reanudar las negociaciones con estos acreedores.