Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Técnico de Aeronet instala una de las antenas que requiere el sistema para ofrecer conectividad aérea de alta velocidad  en El Viejo San Juan.
Técnico de Aeronet instala una de las antenas que requiere el sistema para ofrecer conectividad aérea de alta velocidad en El Viejo San Juan.

La ciudad histórica del Viejo San Juan será la primera en Latinoamérica en probar la viabilidad y comercialización del internet inalámbrico hasta 100 veces más rápido a lo que están acostumbrados los consumidores en Puerto Rico, gracias a la colaboración entre el gigante de la tecnología Facebook y su socio local Aeronet.

“Convertiremos al Viejo San Juan en una de las ciudades históricas más viejas con lo último en tecnología de conectividad”, sentenció el presidente de la empresa puertorriqueña de internet inalámbrico, Gino Villarini, quien convenció el año pasado a Facebook de probar su nueva tecnología de internet para centros urbanos densamente poblados, Terragraph, en el mercado boricua.

“Facebook tiene programas pilotos de Terragraph en California, uno muy grande en Malasia y otro en Hungría. Nosotros seríamos el primero el Latinoamérica y el Caribe. En sus esfuerzos pasados, Facebook había colaborado con operadores gigantes, pero querían trabajar con un proveedor más pequeño y ágil en la industria, como es Aeronet”, explicó Villarini en entrevista con El Nuevo Día.

Hoy, a poco más de un mes desde que comenzó las pruebas de la nueva red inalámbrica multi gigabit de 60 gigahertz, Aeronet expandirá su programa piloto a diez de sus clientes comerciales y residenciales, además de dos puntos de conectividad Wifi gratis para el público, cerca de la Plaza de Armas y la Plaza San José – dos de las áreas más costosas y complicadas para el despliegue de fibra óptica.

Y es que, en el Viejo San Juan, aunque existe una alta demanda por el internet de banda ancha, el estatus histórico de la ciudad bajo la UNESCO dificulta la instalación de fibra óptica de alta velocidad a lo largo y ancho de las calles adoquinadas, informó Sofia Stolberg, CEO de la incubadora empresarial Piloto 151, cuyas empresas residentes son sumamente dependientes de la conectividad al internet para hacer negocios.

Sin embargo, el procesamiento de datos seguirá incrementando, especialmente potenciado por tecnologías de alto consumo como la realidad virtual y los servicios de “streaming”, detalló el equipo de Facebook Connectivity. 

“La fibra (óptica) va a seguir siendo importante, pero nuestro grupo, a pesar de promover las soluciones tradicionales, también buscamos soluciones para zonas en las que su despliegue sería sumamente lento o que sus costos son prohibitivos”, dijo Carlos de Nobrega, portavoz de FacebookConnectivity

¿Cuán rápida es la red?

Durante el lanzamiento de Terragraph, celebrado hoy en las facilidades de Piloto 151 en el Viejo San Juan, el equipo de Aeronet y Facebook Connectivity realizaron pruebas de velocidad cableada. Las mismas arrojaron velocidades de descarga y carga de 1.1 gigabit y 740 megabits, respectivamente, con un máximo de 35 milisegundos de latencia.

El Nuevo Día también realizó pruebas desde un teléfono Samsung Galaxy S10 a través de Wifi y consistentemente obtuvo sobre 500 y 415 megabits de descarga y carga, respectivamente, con latencia menor a 6 milisegundos. Estos resultados varían dependiendo de los dispositivos y sus capacidades.

Para los consumidores acostumbrados a 50 megabits por Wifi, esta nueva red representa un incremento de más de 10 veces en velocidad.

¿Cómo lo hacen?

Por su diseño topológico, la tecnología Terragraph usa radiotransmisores para enviar y recibir datos en un ancho de bando de 60 gigahertz y sin necesidad de aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en inglés), pero solo a cortas distancias.

Por eso, De tres a cuatro de estos radiotransmisores componen cada uno de los 13 nodos que Aeronet ya instaló en los techos de reconocidos negocios como Piloto 151, La Factoría y el hotel El Convento.

Cada uno de esos nodos se conecta por fibra óptica a una central en Puerta de Tierra y de ahí a las oficinas de Aeronet en Metro Office Park.

En términos de infraestructura, “puedes usar la existente, como las azoteas y postes de servicio como infraestructura base, reduciendo los costos de instalación y haciendo el proceso más rápido”, explicó el ingeniero de redes de Aeronet, Hiram Rivera.

El consumidor solo necesita instalar uno de los recibidores acoplados a una antena en el techo de su casa. Similar a las otras soluciones, un cable que conecte el recibidor al modem (router) de su hogar sería suficiente para conectar sus dispositivos por Wifi.

En términos de consumo energético, el recibidor no debería consumir más que una bombilla incandescentes de 60 vatios y vienen equipados con baterías para mantener la señal viva en caso de apagones de la Autoridad de Energía Eléctrica.

Por eso, añadió que Terragraph es una de las tecnologías con mayor potencial para impulsar la adopción de ciudades inteligentes, cámaras de seguridad y las tecnologías del internet de las cosas.

¿Cuál es el futuro de la tecnología?

Villarini, quien ha invertido cerca de $250,000 en este plan piloto, indicó que espera tener su análisis de viabilidad listo para el verano, cuando tomará la decisión de extenderle o no el servicio al resto de sus clientes residenciales y comerciales en el área.

Asimismo indicó que hay otras zonas de alta demanda como los sectores de Santurce, Hato Rey y Condado que le resultan nuevos rumbos lógicos. De resultar viable para el resto de los consumidores, Villarini procurará que su equipo de 65 empleados atempere los precios del servicio para mantenerlo competitivo.

En cuanto a las zonas menos pobladas, como el centro montañoso de Puerto Rico, al que esta tecnología no abonaría mucho, ingenieros de Facebook indicaron que colaboran con Telefónica, una empresa de telecomunicaciones en Perú, para llevar internet de varios megabits a zonas remotas y de baja densidad poblacional a través del programa Internet Para Todos.

Una tecnología similar podría cerrar la brecha en las zonas desatendidas.