Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Más allá de luchar contra corriente con el toque de queda, las barras tendrán de reinventarse para vender más que solo tragos. (GFR Media)
Más allá de luchar contra corriente con el toque de queda, las barras tendrán de reinventarse para vender más que solo tragos. (GFR Media)

Con la expectativa de que no podrán reabrir hasta después del verano, algunos dueños de barras y coctelerías en Puerto Rico se preparan para encarar varios meses más de inactividad económica, mientras otros buscan cómo rediseñar sus modelos de negocio.