Desde la izquierda, Lauren Cascio y Dolmaria Méndez, cofundadoras del startup Abartys. (Suministrada) (semisquare-x3)
Desde la izquierda, Lauren Cascio y Dolmaria Méndez, cofundadoras del startup Abartys. (Suministrada)

La empresa tecnológica Abartys Health anunció que todo proveedor de salud incluyendo médicos, hospitales y laboratorios clínicos– tiene ya disponible una herramienta gratis y sencilla para entrar sus credenciales y compartirlos por internet con las aseguradoras en Puerto Rico y Estados Unidos.

Liberamos nuestro ‘hub’ de ProviderLynk con la mayor funcionalidad posible, para que el médico y la aseguradora puedan tener 100% de interconexión y un directorio siempre actualizado”, indicó en entrevista con Negocios la cofundadora de esta startup puertorriqueña, Dolmarie Méndez.

Méndez señaló que, aunque no sea un tema que se toque con tanta frecuencia públicamente, un factor importante en el éxodo de médicos es el trámite artesanal y costoso que enfrentan para poder validar sus credenciales con cada aseguradora. Pero que este problema también es oneroso y continuo para las aseguradoras.

“En Puerto Rico, administrar los credenciales es algo que puede costar $3 millones al año”, estimó la empresaria, quien encabeza Abartys junto con su socia y cofundadora Lauren Cascio.

La aseguradora saca un representante de su oficina para que vaya a cada proveedor a buscar todos los documentos”, indicó Méndez. De ahí tienen que verificarlos, muchas veces entrar los datos a mano con los errores humanos que ello conlleva y así de forma continua, porque cada credencial tiene periodos de vencimiento diferentes.

Según informes internos de Centers for Medicare & Medicaid Services (CMS), en los directorios digitales de proveedores de Medicare Advantage se han llegado a detectar errores en 45.1% de las entradas, ya fuese en la ubicación, el teléfono de contacto o la disponibilidad para aceptar pacientes nuevos.

Errores como estos impactan el servicio al paciente, que llega al lugar equivocado o procura una cita con un médico que en ese directorio tiene asignada la especialidad incorrecta, alertó Méndez. Mientras, para el proveedor, esos errores pueden implicar que una aseguradora lleve tiempo pagando la tarifa incorrecta. Tales imprecisiones “tienen un efecto dominó que pueden empeorar las condiciones de salud de los pacientes en casos como que un diabético se esté atendiendo con un generalista en vez de con un endocrinólogo”, mencionó Méndez.

Cuando se habla de “credenciales”, aclaró Méndez, no se trata solo de las licencias médicas o de tecnología médica. Ni siquiera se limita a las evidencias de que un profesional de la salud tiene sus certificaciones o sus créditos de educación continua al día. Méndez informó que también se incluyen diplomas, licencias de especialistas o narcóticos, pólizas de impericia o responsabilidad pública, así como permisos de uso, del Cuerpo de Bomberos y cualquier otra documentación requerida para operar o dar servicios.

Humanamente es imposible tener siempre al día ese proceso. Las aseguradoras gastan un montón de dinero contratando compañías de Estados Unidos para hacer ese trabajo, pero ellas tampoco tienen la tecnología”, alertó.

En contraste, afirmó que Abartys Health –con una plataforma que cumple con todos los requisitos de ciberseguridad y privacidad del gobierno federal y estatal– cuenta con las herramientas tecnológicas para no solo validar la información que se sube a su plataforma, sino también para automatizar procesos, emitir notificaciones, alertas y propiciar que cada usuario sepa exactamente cuándo debe renovar sus credenciales o la información provista para siempre estar en cumplimiento.

Mi sistema les va a avisar todo lo que tienen pendiente, todo lo que tienen que hacer el proveedor para administrar su propia documentación y, a la vez, le da a las aseguradoras todo listo”, resumió.

Por otro lado, Méndez reiteró que “nuestro sistema está disponible hoy, ya, para resolver el problema de credenciales en el plan de salud del gobierno”.

“Tan seguros estamos de nuestra tecnología le ofrecimos probar el producto en un proyecto piloto, gratis, por un periodo extenso y razonable, pero no ha habido ejecución por parte del gobierno de Puerto Rico”, lamentó.


💬Ver 0 comentarios