(semisquare-x3)
La humedad, sumada a las altas temperaturas de la isla, podrían provocar la explosión de los infladores de las bolsas de aire de nitrato de amonio, que son centro de disputa en la demanda que encara el gobierno contra Toyota. (GFR Media)

El Gobierno de Puerto Rico demandó a la empresa automotriz Toyota por presuntamente asumir prácticas “injustas y engañosas” al vender y arrendar vehículos con infladores de bolsas de aire presuntamente defectuosos y potencialmente letales de la marca Takata.

En la demanda, el gobierno acusa a la marca automotriz de violar el artículo sobre competencia justa de la Ley Antimonopolística.

“A pesar de su conocimiento, Toyota ocultó, representó de manera incorrecta y no reveló a los consumidores los riesgos incorporados en sus ‘airbags’ y participó constantemente en la comercialización engañosa de las características de seguridad de sus vehículos”, reza el documento, que contiene 18 páginas.

En el recurso legal -radicado ante el Tribunal de Primera Instancia- el Estado, representado por la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez Garced, también alega que la empresa tergiversó y/o falló en divulgar al público los peligros de los infladores de bolsas de aire y minimizó la severidad y los riesgos que corrían los consumidores.

También solicitan al Tribunal que ordene a Toyota -“debido a sus peligrosas y continuas violaciones a la ley”- que pague la multa civil máxima por cada una de las violaciones a la sección sobre competencia justa de la Ley Antimonopolística.

“Como resultado de las prácticas desleales y engañosas mencionadas anteriormente, Toyota pudo continuar vendiendo y distribuyendo vehículos equipados con infladores de bolsas de aire inseguras a los consumidores de Puerto Rico”, lee el recurso en el que también solicitan el pago de los honorarios y costos de los abogados.

La explosión de los infladores de bolsas de aire de nitrato de amonio ha resultado en 16 muertes y sobre 250 lesiones en los Estados Unidos. En la isla se han reportado 43 incidentes, siendo el primero en el 2012, ninguno de ellos fatales.

Se estima que para otoño del 2017, de los cerca de 295,000 vehículos con bolsas de aire Takata en Puerto Rico, según estimados de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), solo en unos 95,000 se había reemplazado el equipo.

Como parte de sus argumentos, el gobierno alega que Toyota conocía desde el 2008 sobre el peligro de los infladores de bolsa de aire de la marca Takata y aun así los continuó instalando en sus vehículos y no emitió una orden de retiro hasta abril del 2013. No fue “hasta el 2015 que reveló que más de 1.3 millones de vehículos con infladores de bolsas de aires con amonio de nitrato debían ser retirados”.

“De hecho, Toyota continuó usando los infladores de las bolsas de aire Takata en alguno de sus vehículos del 2017”, reza el documento.

Igualmente, la demanda destaca que, dado al clima húmedo y las altas temperaturas en la isla, los residentes de Puerto Rico han estado en un riesgo mayor de sufrir lesiones como consecuencia de la explosión de los infladores de las bolsas de aire de nitrato de amonio, dato que también conocía la empresa y que había sido revelado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés).

El amonio de nitrato es “particularmente peligroso en ambientes de alta temperatura y humedad como Puerto Rico”, se estipula.

Dan Swartz, vicepresidente y gerente general de Toyota de Puerto, indicó mediante declaraciones escritas que la empresa “continúa concentrada en resolver este problema para nuestros clientes de la manera más rápida, conveniente y segura posible. Mientras tanto, revisaremos la demanda y responderemos a las acusaciones en el foro adecuado”.

Por su parte, la secretaria de Asuntos Monopolísticos del Departamento de Justicia, Denise Maldonado, la demanda presentada a principios de mes contra Toyota “es una secuela relacionada a la demanda que se sometió contra Takata, y luego en diciembre pasado se sometió contra Ford”.

Señaló que otros estados también habían demando por la instalación de estos “airbags” defectuosos.


💬Ver 0 comentarios