Carlos Manuel Bastos, exministro de Energía de Argentina. (Suministrada) (horizontal-x3)
Carlos Manuel Bastos, exministro de Energía de Argentina. (Suministrada)

El capítulo local del Consejo de Empresarios de América Latina (CEAL) invitó a Puerto Rico al exsecretario de Energía bajo el mandato del presidente argentino Carlos Menem, el ingeniero Carlos Manuel Bastos, quien ofreció ayer una charla a los socios de la entidad sobre su experiencia de privatización del sistema energético en su natal Argentina.

El ingeniero estuvo al frente de la privatización de SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires), la mayor empresa de energía del país, estableciendo un marco regulatorio aprobado por ley para el funcionamiento de las empresas privadas de energía eléctrica.

Bastos fue también ministro de Infraestructura y Vivienda en el gobierno de Fernando de la Rúa y a fines de los 90 presidió la Empresa Provincial de Energía Eléctrica (EPEC). En el 2016 el actual presidente Mauricio Macri lo nombró Vocal Primero del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), entidad encargada de la revisión tarifaria de las empresas concesionarias de distribución.

En entrevista con El Nuevo Día, previo a su conferencia “Atrayendo Inversión para la transformación Energética”, Bastos señaló que el traspaso de SEGBA al sector privado comenzó en 1989 y tomó apenas dos años. “Fue un proceso muy poco resistido. Para ese entonces, el peso que tenía el gobierno en la actividad económica era enorme con excepción del mercado agropecuario. La gente quería una transformación del sector público y ni siquiera los sindicatos se opusieron”, dijo el orador, aunque eventualmente el proceso de privatización no estuvo exento de controversias.

Advirtió que en el proceso de privatización tiene que haber un marco regulatorio, para evitar pasar de un monopolio estatal a un monopolio privado. Asimismo, recomendó introducir competencias en las tres fases del sistema energético: generación, transmisión y distribución, al tiempo que defendió la autonomía del organismo regulador, el cual debe actuar independiente al Estado.

Señaló Bastos que el costo energético no era problema en Argentina, pues era de cuatro centavos el kilovatio/hora -en invierno podría subir a poco más de 10 centavos-, sin embargo, al privatizar el sistema, bajó aún más, a 2.4 centavos el kilovatio. Explicó que las tarifas se someten al ente regulador argentino y una vez aprobadas están vigentes por cinco años. Dicho organismo es similar al que se describe en la Ley 57 de 2014, conocida como la Ley de Transformación y Alivio Energético, indicó José Rafael Fernández, presidente de Oriental Bank y miembro de CEAL-PR.

“Desafortunadamente, el gobierno actual quiere desbancar la ley, está siendo atacada por el gobierno de turno, y al principio por los bonistas. Eso va a la raíz del problema de reestructuración de la deuda y del problema energético”, sostuvo.

De otro lado, en el modelo energético argentino, las cooperativas juegan un papel importante, donde hay más de 600 cooperativas eléctricas. Mientras, el tema de energía renovable recién comienza a introducirse al modelo, dijo el conferenciante, al tiempo que sugirió al gobierno local tomar en cuenta a quién se le va a vender el servicio energético y cuál será el combustible primario.

“No se trata de pasar el sistema de energía eléctrica al sector privado. Es que hay que hacerlo de la manera correcta”, sostuvo el presidente de CEAL-PR, Efrén Pagán, quien abogó por una discusión amplia del tema.


💬Ver 0 comentarios