(semisquare-x3)
El empresario Braulio Agosto comenzó su carrera en la industria automotriz hace 40 años, de la mano de la familia Gómez, unos de los primeros representantes de Toyota en la isla para ese entonces. (GFR Media)

En la mañana del miércoles, 20 de marzo, falleció en su hogar a los 85 años Braulio Agosto Vega, presidente y fundador de los concesionarios de autos de las marcas Toyota, Mitsubishi y autos usados certificados.

Por más de medio siglo, don Braulio se destacó por ser un gran líder y una de las figuras más conocidas y queridas dentro de la industria de autos en Puerto Rico. Son muchos los que lo recuerdan por su humildad, su generosidad y por darle oportunidad a muchas personas en sus negocios, incluyendo a su esposa y sus hijos.

“Papi era un hombre amoroso, luchador incansable, murió con las botas puestas, un gran padre, hermano, esposo, hijo, amigo, jefe, mentor, una persona digna de admirar, muy humilde, una persona que le daba mucho impulso a sus empleados, era un líder extraordinario”, indicó Norma Agosto, hija y principal oficial financiera de Braulio Agosto Motors. “Todos sus empleados están muy afectados y han enviado un sinnúmero de mensaje de condolencia y mencionan lo mucho que aprendieron de él”.

Agosto nació el 11 de septiembre de 1933 en Juncos. Su padre era agricultor y dueño de una finca de caña. Tanto Agosto, como sus hermanos trabajaron en dicha finca desde pequeños. A los 7 años se mudó a Río Grande, donde desarrolló el resto de su vida. Cursó hasta cuarto año de escuela superior y al graduarse estalló la Guerra de Corea. Fue por eso que se mudó a Estados Unidos y comenzó a trabajar en una base militar por varios años. Allí aprendió a hablar inglés y aprendió lo que era manejar un negocio. Cuando regresó a Puerto Rico, su conocimiento del inglés le ayudó a comenzar a trabajar en el concesionario de autos Hull Dobbs Ford.

En cuestión de meses, pasó por los trabajos más básicos en el concesionario, hasta convertirse en vendedor y luego gerente de ventas. En esta etapa creó una gran relación con personas en la industria, algo que le ayudaría en sus negocios futuros. A finales de la década de 1970 la empresa norteamericana decidió mudarse a Estados Unidos y le dieron el beneficio de mantenerse con una franquicia de Ford en Puerto Rico. En ese momento, Agosto decidió crear su propio concesionario en una pequeña casa en la avenida 65 Infantería, donde está actualmente el “dealer” Braulio Agosto Ciudad Toyota.

Sin embargo, su destino cambió al tener que tomar una importante decisión de negocio. La familia Gómez, representantes de Toyota en ese momento y con quien tenía buenas relaciones, le ofreció vender la marca de autos japoneses. Así comenzó una relación que cumple 40 años durante el 2019. Inicialmente le dieron35 autos Toyota, los cuales vendió en unas dos semanas. Desde ese momento, el concesionario tuvo un enorme crecimiento, llegando a vender a mediados de la década del 2000 sobre 500 autos al mes.

Hace tres años, don Braulio decidió expandir sus negocios y fue así que abrió el concesionario Braulio Agosto Mitsubishi. Hoy día, la plantilla de empleados entre los tres concesionarios Braulio Agosto llega a 125.

“Don Braulio hizo algo muy meritorio luego del paso del huracán María. A su edad pudo haber pensado en un retiro provechoso y ampliamente merecido, aun así, no lo hizo. Metió mucha más fuerza al negocio e hizo toda una renovación e inversión millonaria de lo que son las estructuras de los edificios, Toyota, Mitsubishi y Autos Usados”, comentó Freddy Abdul, encargado del Departamento de Relaciones Públicas y Mercadeo de la empresa. “Muchas personas le dijeron que no lo hiciera, que fuera más austero, pero don Braulio decía que no, que era necesario seguir desarrollando la empresa. Fue así que dejó un legado para las generaciones posteriores, y así lo hizo. Hoy nos deja con unas instalaciones espectaculares, con un plan de trabajo a corto y a largo plazo, y con una filosofía de trabajo y vida excelente”.


💬Ver 0 comentarios