Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“A mi oficina han llegado clientes que han perdido hasta el 50% de su capital”, asegura el abogado Wilfredo Mínguez. (horizontal-x3)
“A mi oficina han llegado clientes que han perdido hasta el 50% de su capital”, asegura el abogado Wilfredo Mínguez. (Archivo)

A la hora de invertir en acciones, bonos, fondos mutuos y activos similares, contar con una cartera diversificada es vital para reducir el riesgo de perder dinero.

Es una lección que muchos inversionistas locales han aprendido de la peor manera durante la precaria situación económica y fiscal del país, coincidieron el abogado Wilfredo Mínguez, con práctica en protección de activos, derecho contributivo y de herencia, y Fernando López, agente general de la empresa de servicios financieros MassMutual Puerto Rico. 

Dado que los bonos del gobierno de Puerto Rico y sus corporaciones públicas están exentos de contribuciones sobre ingresos a nivel federal, estatal y municipal —lo que no ocurre con otros instrumentos de inversión— muchos inversionistas del patio optaron por invertir casi exclusivamente en bonos locales. Por eso, al caer en picada la clasificación de estos, bajar de valor e incurrir en impago, quienes habían comprado estos instrumentos perdieron gran parte de lo invertido.

“A mi oficina han llegado clientes que han perdido hasta el 50% de su capital”, observó Mínguez.

Así, con miras a aprender de la experiencia propia o ajena, cada vez más personas optan por diversificar sus carteras con acciones, bonos y otros activos del exterior, principalmente de Estados Unidos.

“La diversificación reduce el riesgo de pérdida de principal”, agregó el abogado en entrevista con El Nuevo Día, previo a ofrecer una charla sobre el tema ante casi 100 agentes de MassMutual Puerto Rico en Hato Rey.

Al contar, por ejemplo, con una variedad de acciones de empresas de distintas industrias y con bonos de diferentes estados o países, el descenso en el valor de uno de los instrumentos es amortiguado por la estabilidad o el aumento de los demás. “Si tengo 100 acciones en distintas compañías y cae una, solo 1% de mi inversión total bajó de valor”, ilustró López.

Guía ante las opciones

Entre las opciones para invertir en Estados Unidos están las acciones de empresas que cotizan en la bolsa de valores, los bonos que emiten entidades gubernamentales o corporativas, las anualidades o “annuities” trabajados por compañías de seguros, los fondos mutuos, que están compuestos por fondos recaudados por muchos inversores para realizar distintos tipos de inversiones, y los fondos negociados en bolsa (“exchange-traded funds” o ETF), que son parecidos a los fondos mutuos, pero cotizan en la bolsa como acciones comunes.

Para invertir fuera de Puerto Rico, López resaltó la importancia de contar con un asesor financiero experimentado que le dirija hacia ese camino. También hay instituciones, como MassMutual Puerto Rico y casas de corretaje, que cuentan con programas de manejo de dinero, donde el cliente paga una cuota anual para que expertos manejen sus inversiones de acuerdo al rendimiento que espera obtener y al nivel de riesgo que está dispuesto a asumir. “Si quieres un nivel de rendimiento alto, el riesgo debe ser alto también”, recordó.

“El inversionista que no tiene experiencia requiere un profesional financiero que lo guíe y le haga recomendaciones”, dijo el experto acerca de los programas de manejo de dinero, en que estos “money managers” escogen por el cliente qué acciones y bonos comprar o vender y cuándo hacerlo. 

“Si no quieres hacer eso puedes comprar fondos mutuos, que se clasifican por su estrategia de inversión, que puede ser de acciones pequeñas, acciones internacionales, bonos del gobierno federal, bonos municipales o bonos corporativos, etcétera”, agregó López, en referencia a que los fondos mutuos suelen ser operados por sus propios “money managers”. 

En Puerto Rico, cualquier persona que se dedique al ofrecimiento o venta de valores, necesita estar inscrito en la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras. También deben contar con licencias de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en ingles), las cuales dependerán del tipo de transacción que vayan a realizar. 

Al llenar la planilla. Otro aspecto a tomar en cuenta a la hora de invertir queda en evidencia a la hora de llenar la planilla de contribución sobre ingresos. El agente general indicó que, debido a cambios a los estatutos locales, desde hace unos años las ganancias de fondos mutuos y ETF tributan como ingreso ordinario, al 33%. Antes, las ganancias de ambos instrumentos tributaban al 15% como ganancias de capital, o al 20% como dividendos de compañías extranjeras.

“Los fondos mutuos y los ETF están desfavorecidos por la nueva ley, por lo que estamos recomendando los programas de manejo más sofisticados que compran los valores directamente. Esos valores tienen la ventaja de que si se venden, tienen ganancias de capital (que tributan al 15%); si tienen dividendos, paga como dividendos (al 20%), y los intereses y otras ganancias pagarían como ingreso ordinario (al 33%)”, aclaró López.


💬Ver 0 comentarios