Cristina Carrasquillo, en la silla de ruedas a la izquierda, indicó que sintió cuando los pedazos de hielo le golpearon y el líquido con alcohol le cayó sobre el rostro. (Captura) (captura)

Airbnb lamentó el incidente en que una turista que se alojaba en un apartamento rentado a través de la plataforma de alquileres a corto plazo le tiró un trago en la cara a una mujer en silla de ruedas, al tiempo que informó que retiró a la viajera de su sistema.

“Estamos al tanto de la situación y lamentamos el trato que recibió la Sra. Carrasquillo. Hemos eliminado a la huésped que realizó la reserva a través de Airbnb”, expresó la plataforma en declaraciones escritas.

Cristina Carrasquillo es quien denunció que, en el edificio en que reside, fue agredida por la turista luego de que le pidiera que utilizara la mascarilla y mantuviera distanciamiento social. El incidente fue captado en el vídeo de una cámara de seguridad y divulgado a través de las redes sociales.

“Airbnb es una comunidad que se basa en la conexión y en el sentido de pertenencia. Enfocamos nuestra mayor prioridad en la salud y seguridad de nuestros anfitriones, huéspedes, sus hogares y vecindarios, especialmente en medio de esta pandemia”, agregó la empresa con sede en San Francisco, California.

En su comunicado, la plataforma expresó que todos los anfitriones y huéspedes deben de seguir las reglas y medidas de seguridad contra COVID-19, lo que incluye el uso de mascarilla y mantener una distancia social segura.

Por su parte Carrasquillo reaccionó agradecida ante la decisión de Airbnb y por comprometerse a implantar reglas para los anfitriones y huéspedes. “Si bien es cierto que las reglas para este tipo de arrendamiento son de suma importancia para prevenir incidentes de violencia contra los que vivimos aquí, también se debe reconocer que, en el caso de este condominio, no hay quien vele porque estas regulaciones se cumplan”, sostuvo.

La afectada indicó que su condominio, ubicado en plena zona turística de Condado, cuenta con más de veinte Airbnbs y solo cuatro apartamentos con titulares. “No contamos con un guardia de seguridad que vigile las cámaras y la entrada y salida de los huéspedes. Los anfitriones no tienen contacto con sus huéspedes al llegar, por ende, no pueden identificarlos en caso de que se le esté faltando al reglamento que establece la plataforma. Inclusive, la Junta del condominio, no posee un reglamento que integre la sana convivencia, la política de los Airbnb, y más importante aún, los protocolos de la Orden Ejecutiva”, dijo.

Por su parte, Airbnb señaló que sus normas crean un marco de aplicación claro en caso de cualquier incumplimiento o violación de los nuevos estándares por parte de los huéspedes. La primera infracción resultará en una advertencia y el recordatorio de las reglas por parte de Airbnb. Cualquier otra violación de las reglas resultará en la suspensión o eliminación de la cuenta. Airbnb recibirá información directa por parte de los anfitriones, así como de los vecinos, a través de la herramienta Airbnb Neighbor Tool”, detalló la compañía.

Añadió que Airbnb actualizó su política de fiestas y eventos para prohibirlos en todo el mundo y que implementó sistemas de detección de alto riesgo que marcan las reservas potencialmente problemáticas para una revisión manual. “Gracias a este sistema hemos identificado y cancelado de manera proactiva a casi 9,000 reservas de alto riesgo en Estados Unidos y Canadá”, informó.

“Seguiremos mejorando y desarrollando nuestra plataforma, herramientas, recursos educativos y aplicación de normas en línea con las directrices gubernamentales con la finalidad de mantener a nuestros anfitriones, huéspedes y comunidades protegidas”, concluyó Airbnb.

💬Ver comentarios