Allá arriba, en una montaña de Culebra, lejos del movimiento turístico típico de la zona, está Club Seabourne, el único hotel de la isla municipio endosado por la Compañía de Turismo de Puerto Rico que ofrece a sus huéspedes un servicio personalizado y una experiencia única.

La vista a la bahía, su ambientación y los hermosos jardines que predominan en el lugar, lo convierten en un espacio idóneo para despejarse, relajarse y conectar con la naturaleza.

“La isla de Culebra siempre nos ha encantado por su naturaleza, por la calidad de la gente, de gente buena”, comentó José Martí Costa, quien junto a su esposa Cecilia Rodríguez, adquirieron la estructura en el 2001 y la convirtieron en una de las hospederías favoritas de la isa municipio.

Aunque el matrimonio se dedicó durante años a la administración de supermercados, esta vez apostó por la industria hotelera.

“Vimos la oportunidad de una propiedad que existía enclavada en una montaña, en un área tan bonita. Vimos la oportunidad de reforestar el área y crear un concepto único en Culebra”, dijo Rodríguez. “Nuestra meta era, y ha sido siempre, que los clientes se sientan como en su casa, pero con las atenciones de un hotel”, agregó.

El hotel distribuye sus cómodas habitaciones en varias villas equipadas con camas, baño privado, acondicionador de aire, televisor, nevera y wifi. Su oferta incluye desayuno a la carta diario, transporte de ida y regreso del hotel al aeropuerto o al puerto, toallas para uso de la piscina y la playa, y estacionamiento gratuito.

Además, incluye actividades recreativas que permiten a los visitantes disfrutar de la experiencia de una hora de kayak en Fulladoza Bay o Dakiti Reef y una hora en bicicleta para explorar los rincones de Culebra y algunas de sus 11 playas.

Asimismo, la estancia en el lugar promete espacios para reconectar con la naturaleza. Y, es que la hospedería cuenta con unos jardines con numerosas palmas, árboles de flamboyán, mangó y distintas especies de flores. Entre ellos, se han instalado hamacas que dan paso al descanso y a la relajación.

Noches para ver estrellas

Los administradores del lugar también crearon las noches de fogatas, una actividad al aire libre para disfrutar del entorno en pareja o en familia. Como parte de los ofrecimientos, integran una barra donde sirven tragos y tapas.

El hotel, en el que el 89% de sus empleados son culebrenses, asiste a sus huéspedes en la planificación de actividades adicionales dentro de la isla municipio para que puedan vivir una experiencia memorable y, a la vez, apoyar a los comerciantes locales.

Oceanía Villas

A un kilómetro de Club Seabourne, se disfruta el concepto Oceanía Villas, una casa -administrada por el hotel- con espacio para una mayor cantidad de huéspedes.

“Si eres una persona que tienes mucha familia, te gusta cocinar, o quieres una estadía de más tiempo. Pues, en lugar de quedarte en el hotel, te quedas en la casa que está chulísima. En la casa completa caben hasta 20 personas… Tienes la ventaja de que puedes usar el muelle del hotel, la piscina, los kayaks”, explicó la propietaria.

“Nosotros tenemos el privilegio de estar en uno de los municipios más bonitos de Puerto Rico y para mí es la isla más privilegiada porque tenemos una de las playas más lindas del mundo… (En Club Seabourne) tienes tanto para complementar tu estadía, que realmente es como uno dice ‘es valor por tu dinero’. Tienes servicio personalizado, está en un lugar bonito, tienes cosas que no vas a encontrar en otro lugar que para nosotros es bien importante y a eso nosotros nos dirigimos”, concluyó.

Para reservar pueden escribir un correo electrónico a reservations@clubseabourne.com, llamar al 787-742-3169 o entrar a la página web www.clubseabourne.com.

Conoce más historias de nuestros pueblos en Somos Puerto Rico.

💬Ver comentarios