En las primeras dos semanas de septiembre, en Puerto Rico ha habido más del doble de búsquedas para viajes con niños en Airbnb que durante el mismo período de 2019.
En las primeras dos semanas de septiembre, en Puerto Rico ha habido más del doble de búsquedas para viajes con niños en Airbnb que durante el mismo período de 2019. (Rodrigo Sepúlveda)

Según la plataforma de alquileres a corto plazo Airbnb, un 80% de las búsquedas realizadas por puertorriqueños durante las dos primeras semanas de septiembre fueron para viajar dentro de la isla.

Esta tendencia sugiere que la recuperación de Airbnb en Puerto Rico está siendo liderada por el turismo interno.

“Nos complace saber que los boricuas están mirando hacia dentro de la Isla del Encanto para su próximo viaje. El turismo es el principal motor de la economía de Puerto Rico y miles de anfitriones y sus comunidades dependen de este ingreso para llegar a fin de mes” explicó Carlos Muñoz, gerente de Políticas Públicas de Airbnb para Centroamérica y el Caribe, mediante comunicado de prensa.

Los datos de la plataforma muestran que las personas quieren viajar en pareja o con su familia más cercana, ya que más del 73% de las búsquedas realizadas son para estadías de cuatro huéspedes o menos. Esto demuestra que los usuarios quieren alojamientos enteros en donde poder interactuar y tener mayor privacidad y exclusividad junto a sus allegados. En las primeras dos semanas de septiembre, ha habido más del doble de búsquedas para viajes con niños que durante el mismo período de 2019.

“Los viajeros están buscando destinos cerca de sus hogares para visitar y espacios a los que puedan llegar en carro junto con su familia como una forma de reconectar. Airbnb es una excelente opción para aquellos que quieran alejarse de las ciudades y disfrutar de un viaje. Por su parte, la gran variedad de destinos poco explorados y en contacto con la naturaleza que pueden encontrarse en Puerto Rico son sin duda un atractivo para quienes quieren viajar sin exponerse a grandes aglomeraciones”, expresó Muñoz.

Los datos parten de un estudio en donde se analizan las búsquedas realizadas en la plataforma en Puerto Rico en agosto y septiembre. Los resultados muestran que los puertorriqueños en la isla buscan descansar y relajarse cerca de sus hogares. Los viajes serán domésticos o de proximidad con la posibilidad de trabajar desde el alojamiento y con perfil familiar. Además, en la elección serán claves los atributos de localización, como cercanía y accesibilidad; la flexibilidad en la reserva; la privacidad; las características del espacio, como piscina y jardín, y por supuesto los estándares de sanidad y limpieza.

Para contribuir a mantener la salud de todos, Airbnb lanzó hace unos meses un protocolo de limpieza avanzada en la región. El protocolo sugiere que los anfitriones sigan una lista de acciones de limpieza y sanitización. Con su implementación, los huéspedes podrán buscar e identificar fácilmente los anuncios que cumplan con los requisitos que necesiten y que formen parte del programa.

Este protocolo se apoya en los sólidos antecedentes de limpieza de la plataforma: el 94% de todas las reseñas muestran que los huéspedes han estado satisfechos con la limpieza de los espacios en los que se quedaron, dándoles calificaciones de cuatro o cinco estrellas luego de sus estadías. Siguiendo este protocolo los anfitriones dan un paso importante a la hora de protegerse a ellos mismos, a sus huéspedes y a las comunidades donde viven.