Donald Trump. (AP)

Washington - Ante el liderato de la mayoría republicana del Senado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presionó hoy a favor de medidas para estimular la economía -como una reducción en el descuento de nómina para el Seguro Social-, en medio de la crisis que genera la epidemia del coronavirus.

Trump ha puesto énfasis en incentivos para las aerolíneas, los barcos de transporte de carga y los cruceros.

También tiene interés en promover asistencia federal para los productores de petróleo y gas natural debido a la caída en los precios del combustible.

“La reducción en el impuesto de nómina puede ser lo más importante… duraría hasta diciembre”, afirmó el jefe del Concilio Nacional Económico, Larry Kudlow, en una sesión informativa de la Casa Blanca después de la reunión de Trump con los senadores republicanos.

Tanto Kudlow como el vicepresidente Michael Pence aseguraron que el paquete de medidas legislativas que baraja la Casa Blanca se discute tanto con los republicanos, con mayoría en el Senado, como los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes.

Bajo el gobierno del presidente Barack Obama, el Congreso aprobó reducir en un 2% -de 6.2% a 4.2%-, el descuento por nómina para el Seguro Social, que le garantizó entre 2011 y 2012, en promedio, más de $500 anuales a los residentes en Puerto Rico.

Ante la falta de derechos laborales en Estados Unidos, los demócratas abogan por medidas que ayuden a los trabajadores, por ejemplo, a través de licencias con paga para los que se enfermen a causa del coronavirus y seguro por desempleo.

En la sesión informativa de la Casa Blanca, el vicepresidente Pence dijo que también respaldan asegurar licencias por enfermedad, ante la propagación del virus.

Según varias fuentes, una nueva reducción en el impuesto de nómina -que se revive en año electoral como una propuesta de beneficio para la clase trabajadora- no se percibe en este momento en el Congreso como una respuesta urgente.

“No estoy descartando nada, pero obviamente, hagamos lo que hagamos, tiene que haber una buena razón para ello”, dijo el número dos de la mayoría republicana del Senado, John Thune (Washington).

La mayoría demócrata en la Cámara baja ordena un proyecto que puede considerar en dos semanas, pues tiene previsto recesar sus sesiones la semana próxima.

Contrario a las ideas de las que ha hablado el presidente Trump, los demócratas afirmaron que lo urgente es llenar los huecos en el sistema de salud y en los beneficios de los trabajadores.

Por eso, indicaron, presionaron a favor de la asignación de $8,300 millones que fue aprobada y convertida en ley por el presidente Trump para financiar los costos que tiene, para el sistema de salud, prevenir y controlar el coronavirus.

Ahora, dijeron, la ruta clara es asegurar a los trabajadores licencias remuneradas por enfermedad y seguros por desempleo.

En entrevista con CNN, el congresista demócrata John Garamendi (California) sostuvo que su caucus no busca “un rescate financiero para Wall Street”.

“La administración parece creer que la respuesta a cualquier problema es otra reducción de impuestos, y no importa lo que digan al respecto, siempre parece que quieren beneficiar a las corporaciones ricas y grandes y poderosas”, indicó el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York).

Trump ha indicado que el Congreso debía actuar esta misma semana, pero consideró que el coronavirus -que ha impactado el mercado de valores- sorprende a la economía en un buen momento.

“El consumidor nunca ha estado en una mejor posición”, expresó con tono rimbombante Trump, quien estuvo acompañado en su reunión con los senadores republicanos por el vicepresidente Pence y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin.

Hasta hoy, había más de 600 casos confirmados del COVID-19 en Estados Unidos, incluidas 29 muertes.

El caso de Puerto Rico

Esta semana, tras un editorial del diario New York Post, el senador demócrata Tim Kaine (Virginia) y sectores de la industria privada en la isla avivaron la idea de hacerle ver al Congreso que, en momentos en que la crisis del coronavirus acentúa la dependencia de la industria farmacéutica de Estados Unidos en el mercado de China, se debería incentivar más la producción manufacturera en Puerto Rico.

El conservador New York Post abogó el domingo por revivir incentivos contributivos federales para farmacéuticas que se establecen en Puerto Rico, cuya economía se ha enfrentado a una recesión, una crisis fiscal y de deuda y desastres naturales.

El economista Joaquín Villamil, presidente de Estudios Técnicos, indicó que, desde que comenzó la eliminación de la sección 936 del Código de Rentas Internas federal, el empleo en la manufactura se redujo de 165,000, en 1996, a 70,000.

En el caso de las farmacéuticas, el empleo bajó de 26,000 a 17,000.

Demócratas y republicanos del Congreso, sin embargo, han sido reticentes a revivir un privilegio contributivo como la sección 936, que generó enormes ganancias para las empresas manufactureras.

De todos modos, los sectores industriales piensan que tienen en la crisis del coronavirus una oportunidad para llevar sus puntos de vista al Congreso.

“La manufactura en EE.UU., como la producción de equipo electoral, se debe considerar como un activo de infraestructura crítica”, indicó el lunes Rodrigo Masses, presidente de la Alianza Privada para el Crecimiento Económico.

Pese a solicitudes de El Nuevo Día, ni la gobernadora Wanda Vázquez Garced, ni la comisionada residente en Washington D.C., Jenniffer González, han reaccionado a la propuesta hecha en el editorial del New York Post, la cual acogió el senador Kaine.

En la sesión informativa de la Casa Blanca sobre las iniciativas relacionadas con el coronavirus, Kudlow, presidente del Concilio Nacional Económico, adelantó, no obstante que el presidente Trump todavía quiere promover antes de las elecciones una segunda ronda de reducción de impuestos.


💬Ver 0 comentarios