En la foto, el senador republicano Charles Grassley. (GFR Media)

Washington - El presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley (Iowa) afirmó hoy que propuestas contributivas para atender una posible caída de la economía a causa de la crisis del coronavirus deben considerarse más adelante y que “Puerto Rico no será dejado fuera de esas consideraciones”.

En momentos en que la Cámara baja llevará mañana a votación un proyecto de ley que busca centrarse en las necesidades que pueden tener trabajadores sin plenos derechos laborales durante esta emergencia, Grassley indicó que “todo está sobre la mesa”.

A preguntas de El Nuevo Día, Grassley coincidió con el editorial del diario conservador New York Post que planteó que Estados Unidos debe depender menos de la producción farmacéutica en China, donde comenzó lo que hoy es la pandemia del coronavirus.

Pero, con respecto a nuevos incentivos contributivos para promover que corporaciones farmacéuticas se establezcan en Puerto Rico, dijo que cualquier intento por revivir la sección 936 del Código de Rentas Internas federal debe comenzar por analizar “los abusos que causaron terminar” con ese apartado tributario.

El lunes, el senador demócrata Tim Kaine (Virginia) indicó que es una buena idea incentivar más la manufactura farmacéutica en Puerto Rico ante el interés en depender menos de productos hechos en China que se utilizan para medicamentos estadounidenses.

“Hay un sentimiento real de que dependemos demasiado de China y debería haber más manufactura en Estados Unidos, pero eso no es solo sobre el área farmacéutica, sino cualquier cosa que tengas en la cadena de suministros”, indicó Grassley.

Con el fin de la sección 936 -que levantó ampollas por los amplios márgenes de ganancias de las corporaciones estadounidenses-, Puerto Rico quedó relegado de la cadena de suministros de Estados Unidos, particularmente en lo que atañe en la manufactura de medicamentos y dispositivos médicos, según los expertos.

Ante la posibilidad de que el Congreso tenga que recesar por varias semanas, la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU. decidió ordenar una serie de iniciativas que van directamente a atender los problemas que le puede causar el coronavirus a los trabajadores que no tienen derecho por enfermedad o son empleados de empresas que pierdan sus trabajos a causa de la pandemia.

El proyecto de ley demócrata que irá a votación mañana en la Cámara baja incluirá una licencia remunerada por enfermedad que reemplace dos tercios del salario de un trabajador, fondos para desempleo y cerca de $1,000 millones para asignaciones alimentarias de emergencia.

Por ahora, la Cámara baja no aprobará medidas contributivas, como la reducción en el descuento por nómina para el Seguro Social, como quiere el presidente Donald Trump, quien busca que esa medida – que garantizaría más dinero en el cheque de los trabajadores-, esté vigente durante todo este año electoral.

La coalición Power4PuertoRico envió una carta al liderato del Congreso para que la reducción en el impuesto de nómina aplique a la isla.

“Aunque la mayoría de los residentes de Puerto Rico están exentos del pago de contribuciones federales sobre la renta, el hecho de que los trabajadores en la isla pagan la misma cantidad de impuestos de nómina, como sus conciudadanos en los estados, debería ser motivo suficiente para incluir a los residentes de la isla en esa legislación”, indicó Erica González, directora ejecutiva de Power4PuertoRico, en una carta a los principales líderes del Congreso.

Aunque originalmente la Cámara baja pensó en atender las medidas para asistir a los trabajadores cuando regresara del receso legislativo que comienza el viernes y se extiende hasta el 23 de marzo, el líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyer (Maryland), reconoció que cuándo regresarán a sesionar dependerá de las recomendaciones de las autoridades de salud.

Grassley, mientras, dijo que no ha visto las propuestas de los demócratas de la Cámara baja.

El influyente senador republicano sostuvo que hace más de una década no ha visto un estudio sobre el efecto de la reducción del impuesto por nómina. Sin embargo, afirmó que “dudo que vaya a decirle que no (a toda la legislación) por una sola razón”.

“Mucho va a depender de lo que diga la Casa Blanca”, agregó.

Grassley ha coincidido, por otro lado, con la Casa Blanca en frenar la asistencia de emergencia para Puerto Rico, tras los terremotos de principios de año, debido, entre otras cosas, a los subsidios que impulsa para financiar créditos contributivos por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes.

El presidente Trump quiere que las medidas para atender el coronavirus incluyan subsidios para la industria del turismo, naviera, las aerolíneas y los cruceros. Pero, también examina medidas que beneficien a empresas petroleras y de gas natural.

Grassley dio a entender que las propuestas que interesa Trump quedarían para más adelante, dependiendo del efecto del coronavirus en la economía.

La speaker Nancy Pelosi sostuvo que las iniciativas de la Casa Blanca pueden añadirse en el futuro. “Pero, por ahora, primero las familias”, sostuvo Pelosi.

La presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, la demócrata Nita Lowey (Nueva York), sostuvo que “mucha gente quiere que recesemos ya”. “Cada día escuchamos de otro miembro (del Congreso) que tuvo contacto con el virus”, afirmó Lowey, según The Washington Post.

En el Senado, el líder de la minoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), abogó también por una moratoria en el pago de préstamos e hipotecas federales para los afectados por el coronavirus, subvenciones para los pequeños comerciantes y fondos para que las escuelas y centros de cuido de niños puedan mantener seguras sus instalaciones.

Al declarar en la Cámara baja, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, sostuvo, por su parte, que el Ejecutivo federal impulsará un aumento en los préstamos que otorga la Administración de Pequeños Negocios.


💬Ver 0 comentarios