El pasado 17 de marzo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos advirtió que estaba listo para investigar si el acuerdo de fusión entre las empresas Luis Ayala Colón y Puerto Rico Terminals. (GFR Media)

Washington, D.C. – La Comisión Federal Marítima anunció este fin de semana que el lunes entrará en vigor una enmienda al acuerdo que crea la empresa Puerto Nuevo Terminals (PNT) que, a su juicio, deja atrás la idea de fusionar las empresas Luis Ayala Colón y Puerto Rico Terminals.

La enmienda al “acuerdo de trabajo cooperativo” de la empresa Puerto Nuevo Terminals fue presentada el 3 de abril pasado y “aclara que las partes en PNT no están efectuando una fusión o adquisición”, según la Comisión Federal de Comercio.

Según un comunicado de prensa de esa oficina gubernamental federal, publicado el viernes, la enmienda al acuerdo convierte a PNT en una empresa que operará con “una gerencia compartida” y servirá de “agente” para Luis Ayala Colón y Puerto Rico Terminals.

El pasado 17 de marzo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos advirtió que estaba listo para investigar si el acuerdo de fusión entre las empresas Luis Ayala Colón y Puerto Rico Terminals, sobre el control de las instalaciones portuarias de Puerto Nuevo, viola las leyes antimonopolio.

En una carta a la secretaria de la Comisión Federal Marítima, Rachel Dickon, el secretario de Justicia para la División Antimonopolios, Makan Delrahim, exhortó entonces a la comisión a revisar si el acuerdo entre Ayala Colón y Puerto Rico Terminals – que crea la nueva empresa Puerto Nuevo Terminals - , está fuera de su jurisdicción, de la ley de transporte marítima y si incumple con las normas antimonopolio.

Puerto Nuevo Terminals es una filial de Tote Maritime.

Si la Comisión concluye que tiene jurisdicción sobre el acuerdo enmendado, la Comisión debe examinar cuidadosamente los potenciales efectos competitivos del acuerdo y asegurarse de que es diseñado cuidadosamente para alcanzar beneficios en favor de la competencia a la misma vez que limita los riesgos de daños anticompetitivos”, agregó Delrahim en su comunicación.

La Comisión Federal Marítima aprobó en agosto de 2019 el acuerdo original que crea la empresa Puerto Nuevo Terminals, que ha estado bajo críticas de sectores empresariales en la isla, incluida la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) y el Centro Unido de Detallistas (CUD).

Tras la votación, el 15 de octubre de 2019, el presidente de la comisión, Michael Khouri, quien votó en contra del acuerdo, publicó una declaración – como si fuera una advertencia a Justicia federal-, para insistir en que la transacción entre Puerto Rico Terminals (PRT) y Luis Ayala Colón estaba fuera de la jurisdicción de la comisión.

Desde el punto de vista del Departamento de Justicia estadounidense, hasta mediados de marzo el acuerdo no hacía nada “para mitigar el potencial efecto anticompetitivo dela empresa conjunta, ya que las modificaciones no parecen cambiar el hecho de que PRT y Ayala ya no competirán independientemente en el futuro’”.

El sector de carga y transporte marítimo que sirve el mercado de Puerto Rico ha estado antes bajo el escrutinio del Departamento de Justicia por prácticas anticompetitivas.

Hace unos ocho años, el Departamento de Justicia de Estados Unidos investigó con éxito un esquema de fijación en el precio de fletes marítimos, un ardid que duró unos ocho años y en el cual tres navieras –Horizon, Sea Star (ahora Tote Maritime) y Crowley-, se declararon culpables pagando en conjunto unos $46 millones en multas.

La pesquisa supuso la convicción de seis ejecutivos de ese sector, en uno de los eventos de mayor relieve ocurridos en el mundo de carga marítima en tiempo reciente.


💬Ver 0 comentarios