La presidenta de la Cámara Baja del Congreso Nancy Pelosi, demócrata por California, habla con reporteros tras firmar una propuesta de ley de la cámara baja que pide que todos los empleados del gobierno reciban pagos retroactivos una vez que termine el ci (semisquare-x3)
La presidenta de la Cámara Baja del Congreso Nancy Pelosi, demócrata por California, habla con reporteros tras firmar una propuesta de ley de la cámara baja que pide que todos los empleados del gobierno reciban pagos retroactivos una vez que termine el ci

Washington -  La Casa Blanca descubrió el martes los límites que tiene para circunvalar a la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi en las negociaciones. Invitó a congresistas demócratas a almorzar con el presidente Donald Trump pero ellos rechazaron el detalle.

El gobierno está tratando de socavar el bloqueo demócrata contra los fondos para el muro fronterizo que quiere Trump y negociar directamente con legisladores centristas y algunos legisladores nuevos, incluyendo aquellos que representan distritos donde Trump es popular.

Pelosi dio su bendición a los legisladores que quisieran aceptar la invitación de la Casa Blanca, pero la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders dijo que “desafortunadamente" ningún demócrata aceptó.

La Casa Blanca no dijo de inmediato qué demócratas fueron invitados, y varios legisladores demócratas recién elegidos contactados por The Associated Press dijeron que ellos no habían sido invitados. Un demócrata centrista dijo que la estrategia del gobierno era "manotazos de ahogado".

Sanders dijo que el presidente ahora almorzará con nueve republicanos.

La invitación fue una nueva estrategia de la Casa Blanca, ahora que el cierre parcial del gobierno cumple 25 días, sin que se vea solución a corto plazo.

Líderes demócratas de la Cámara de Representantes anunciaron que cancelarían su período de trabajo en sus distritos la próxima semana y harían que los legisladores se queden en Washington debido al impasse del cierre.

Ahora que el cierre está en su cuarta semana, las negociaciones entre la Casa Blanca y el Congreso están en un punto muerto. Trump pide $5,700 millones para construir un muro en la frontera con México; los demócratas consideran que un muro es un método anticuado e ineficaz y rehúsan asignar estos fondos pero aprueban de medidas de tecnología avanzada para la seguridad fronteriza.

Pelosi había aprobado que los legisladores demócratas fueran a la reunión, diciendo a su equipo que el grupo vería cómo ella y otros han estado experimentando al tratar de negociar con Trump para poner fin al cierre.

Pelosi pronosticó que después de la reunión con Trump los legisladores tendrían ganas de hacer un "arresto ciudadano" (detención que puede hacer un ciudadano común y corriente), de acuerdo con un asistente que habló bajo anonimato porque no estaba autorizado para hablar públicamente sobre la reunión.


💬Ver 0 comentarios