Charles Schumer y Nancy Pelosi, líderes demócrata del Senado y la Cámara de Representantes federal. (AP)

Washington, D.C. - La mayoría demócrata de la Cámara de Representantes de Estados Unidos presentó el miércoles en la noche el proyecto que persigue asistir a familias y trabajadores ante la pandemia del coronavirus, el cual incluye una asignación directa de asistencia alimentaria y Medicaid para Puerto Rico que supera los $200 millones.

El proyecto de ley -que irá a votación hoy, jueves-, tiene el propósito de atender las necesidades económicas de trabajadores, incluidos los funcionarios del sistema de salud, que tengan que dejar sus trabajos temporalmente por ser diagnosticado con el coronavirus, ser puestos en cuarentena por sospecha de tener el COVID-19, tener que atender a un familiar o a un niño cuya escuela está cerrada a causa de la emergencia.

La licencia remunerada para los trabajadores puede alcanzar una paga de hasta $4,000 o dos tercios del salario del empleado.

También permite flexibilizar el acceso de trabajadores al programa de asistencia alimentaria y fortalece el programa de seguro por desempleo.

Para los estados, la legislación permite al Departamento de Agricultura de Estados Unidos aprobar planes estatales para proporcionar asistencia de emergencia del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) para familias con niños que si no fuera por esta emergencia recibirían comidas gratis o de precio reducido.

Para ser elegible, la escuela tiene que estar cerrada por lo menos durante cinco días.

En el caso de los territorios que no están adscritos al SNAP – Puerto Rico, Samoa americana y las Islas Marianas del Norte-, se propone que los tres territories se dividan una asignación de hasta $100 millones en asistencia alimentaria.

La legislación también incluye una asignación de emergencia en fondos de Medicaid, que en el caso de Puerto Rico le garantizaría $120 millones adicionales en este año fiscal federal y otros $85 millones para el 2021.

Los fondos van por encima, por ejemplo, de los $2,623 millones de Medicaid asignados a Puerto Rico para este año fiscal federal.

Los demócratas han destacado la importancia de que la legislación obliga a hacer gratuitas las pruebas para detectar el coronavirus.

“No podemos combatir el coronavirus de manera efectiva a menos que todos en este país sepan que pueden hacerse la prueba de forma gratuita. No podemos frenar el brote de coronavirus cuando los trabajadores están atrapados con laterrible elección entre quedarse en casa para evitar propagar enfermedades y el sueldo que su familia no puede permitirse perder”, indicó la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

La legislación financia, con $500 millones, el programa de nutricional suplementario para mujeres, infantes y niños.

La semana pasada, el Congreso aprobó -y el presidente Donald Trump convirtió en ley- otros $8,300 millones, que son un pronto pago para las autoridades atender la emergencia médica del coronavirus. De esos fondos, el Departamento de Salud federal le asignó el miércoles $5.87 millones a Puerto Rico.

La presidenta del Comité de Asignaciones, Nita Lowey, indicó que esa legislación original buscó “estabilizar nuestro sistema de salud pública”.

“La nueva legislación de los demócratas de la Cámara pone a las familias trabajadoras en primer lugar al proporcionar nuevos recursos y más protecciones a medida que nuestro país se enfrenta a esta emergencia de salud pública”, sostuvo Lowey, en una declaración, tras presentar el proyecto de ley.

Después de que el presidente Trump ofreciera un mensaje a la nación estadounidense, para principalmente anunciar restricciones de viajes desde 26 países de Europa, Pelosi y el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), emitieron una declaración escrita en la que afirmaron que “la mejor manera de ayudar a mantener al pueblo estadounidense a salvo y garantizar su seguridad económica es que el presidente se concentre en combatir la propagación del coronavirus”.


💬Ver 0 comentarios