Paul Manafort, exjefe de la campaña del presidente Donald Trump, sale de la corte federal en Washington. (AP)

Paul Manafort, el exjefe de la campaña presidencial de Donald Trump que más adelante fue convicto en la investigación especial de interferencia de Rusia en las elecciones, fue excarcelado de una prisión federal para cumplir el resto de su sentencia en arresto domiciliario debido al coronavirus, dijo su abogado el miércoles.

Manafort, de 71 años, salió el miércoles por la mañana de FCI Loretto, un penal de baja seguridad en Pensilvania, de acuerdo con el abogado Todd Blanche. Manafort fue sentenciado a más de siete años en prisión.

Sus abogados le pidieron el Buró de Prisiones que le diese arresto domiciliario, argumentando que estaba en riesgo elevado de coronavirus debido a su edad y padecimientos de salud preexistentes. Manafort fue hospitalizado en diciembre tras sufrir problemas cardíacos, le dijeron entonces a la Associated Press dos personas familiarizadas con el asunto. Las personas hablaron a condición de anonimato por no estar autorizadas a discutir el asunto públicamente.

Manafort fue una de las primeras personas imputadas en la pesquisa del fiscal especial Robert Mueller, que examinó la posibilidad de una coordinación entre la campaña de Trump y Rusia durante las elecciones del 2016.

Manafort, enjuiciado en dos cortes federales, fue convicto en Virginia en el 2018 y luego se declaró culpable en Washington. Fue sentenciado en marzo del año pasado e inmediatamente imputado de cargos estatales en Nueva York que lo dejaron fuera de un perdón presidencial. Los fiscales en Nueva York le acusaron de dar información falsa en una solicitud de un préstamo hipotecario.

Su excarcelación se produjo en momentos en que activistas por los derechos de los reclusos y líderes del Congreso han presionado durante semanas al Departamento de Justicia para que deje salir a prisioneros para prevenir brotes en los penales. Argumentan que la directriz de salud pública de mantener una distancia interpersonal de 1,8 metros (6 pies) es casi imposible tras las rejas.

El secretario de Justicia William Barr le ordenó al Buró de Prisiones en marzo y abril que aumentase el uso de confinamiento domiciliario y acelerase la excarcelación de prisioneros en alto riesgo, comenzando con tres prisiones identificadas como focos de coronavirus. No hay casos confirmados del virus en FCI Loretto.


💬Ver 0 comentarios