El primer caso de coronavirus en Florida fue el 1 de mayo. (AP)

Miami, Florida - Florida sumó 1,038 casos confirmados de COVID-19 en las últimas 24 horas, al pasar de 33,690 a 34,728, mientras las muertes incrementaron en 28, para alcanzar los 1,314, según los últimos datos del Departamento de Salud del estado.

El número de nuevos casos es más del doble que en las 24 horas anteriores, cuando hubo 497 más.

Las hospitalizaciones en todo el estado llegaron a 5,767 (5,589 el jueves) y las pruebas a 404,467 (384,153), de las cuales un 8.6 % fueron positivas, frente al 8.8 % del jueves.

Florida, que tuvo su primer caso confirmado el 1 de marzo, entrará este lunes en la primera fase de las tres establecidas para la "reapertura".

Tres condados del sureste del estado, donde está el foco principal, no se incorporarán todavía al proceso de vuelta a la normalidad, que se inicia después de un mes en el que Florida ha estado bajo una orden de confinamiento que incluía el cierre de todos los negocios considerados no esenciales.

De los 34,728 casos confirmados desde el 1 de marzo, más de 20,000 corresponden a esos tres condados.

En Miami-Dade, donde se han confirmado 12,389 (12,063 el jueves), en Broward 5,144 (4,953) y en Palm Beach 3,041 (2,963).

En cuanto a los decesos de las 1,286 registradas hasta hoy, 723 se han producido en esos tres condados.

El objetivo del gobernador de Florida, Ron DeSantis, es regresar a la normalidad de una "manera inteligente, segura y paso a paso" y manteniendo como prioridad la protección de las personas más vulnerables, ancianos y enfermos crónicos.

En la Fase Uno se relajará la mayor parte de las medidas de restricción de la actividad económica, pero se mantendrá la obligatoriedad del distanciamiento físico de seis pies (1.82 metros) entre personas y la prohibición de reunirse más de diez personas.

Salvo cines, bares, gimnasios, peluquerías y otros establecimientos de servicios personales, todos los negocios podrán abrir sus puertas en Florida a partir del 4 de mayo, aunque algunos deberán funcionar con determinadas restricciones.

También se permitirá a los hospitales y centros médicos volver a realizar los procedimientos y operaciones normales, algo que se prohibió para poder contar con plena capacidad para atender la pandemia y se multiplicará la capacidad para realizar pruebas de COVID-19 en todo el estado, según de Santis.

El gobernador republicano no quiso dar fechas de cuándo se pasará a la segunda fase ni de cuándo será la inclusión de los tres condados del sureste.


💬Ver 0 comentarios