(GFR Media)

Washington - El Departamento de Salud de Estados Unidos careció de planes para lidiar con las necesidades de cuidado médico primario y los problemas crónicos de salud en comunidades aisladas de Puerto Rico y las Islas Vírgenes durante las emergencias causadas por los huracanes Irma y María, según la Oficina de Contraloría General (GAO).

En el análisis, publicado hoy, la GAO determinó que el Departamento de Salud estadounidense no conocía bien las capacidades y limitaciones de las agencias que le dieron apoyo, como el Pentágono, el Departamento de Seguridad Interna (Homeland Security) y el Departamento de Asuntos del Veterano.

“El Departamento de Salud no tenía planes para los territorios que atendiera las necesidades crónicas y primarias en comunidades aisladas. Ese cuidado médico fue grandemente necesitado, debido a que muchos, especialmente los de más edad, no podían acceder con facilidad a los hospitales”, indicó el informe.

El estudio de la Universidad de George Washington que calculó en 2,995 las muertes ocurridas en Puerto Rico a causa del huracán María, ya había acentuado que el 85% de las víctimas fueron personas mayores de 65 años o más.

Otro informe de la GAO, publicado en junio pasado y que evaluó a FEMA, advirtió entonces que llevar alimentos, agua y medicamentos a personas de la tercera edad y discapacitados se hizo particularmente difícil en Puerto Rico, debido a carreteras y sistemas de comunicación dañados.

En torno a la falta de coordinación interna en el gobierno de Donald Trump, el nuevo informe de la GAO afirmó que un ejemplo fue que el Departamento de Salud federal solicitó el respaldo de equipos médicos del Departamento de Defensa, pero que esos grupos se especializaban en trauma y cirugía, no en las necesidades de cuidado de pacientes con problemas crónicos de salud y de cuidado primario.

El informe divulgado hoy examina la respuesta que dio la oficina del Secretario Adjunto para Preparación y Respuesta del Departamento de Salud federal a las emergencias en Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses luego de la devastación que causaron los huracanes Irma y María en septiembre de 2017.

En Puerto Rico, el huracán María – ocurrido justo hace dos años-provocó la muerte de unas 2,995 personas, sobre $100,000 millones en daños y dejó a oscuras a gran parte de la población por meses.

“Las actividades de respuesta inicial de (la Secretaría Adjunta de Preparación y Respuesta) generalmente se centraron en apoyar los hospitales y pacientes con necesidades de cuidados agudos… Se basaron en planes de respuesta con suposiciones que no fueron ciertas dado el nivel de destrucción sin precedentes”, agregó el informe de la GAO, que responde a la petición de miembros del Congreso.

Resaltó, por otro lado, la falta de transportación adecuada para trasladar a personal desde Puerto Rico a las Islas Vírgenes estadounidenses, y la insuficiencia de empleados en Santa Cruz y San Thomas.

El informe subray;o el envío por el Pentágono de equipos a Puerto Rico para atender casos de trauma y cirugías; de un hospital de apoyo, con 44 camas, técnicos, sala de operación, laboratorio, farmacia y máquinas de rayos X; y del barco hospital USNS Comfort.

Aunque está en marcha en el Departamento de Salud federal el proceso para formar un equipo permanente de 17 funcionarios que estaría listo para dar la respuesta inicial en casos de desastres y otras emergencias, la GAO acentúa que ese proceso, dos años después del huracán María, no ha terminado.

La GAO mantuvo, en ese sentido, que el Departamento de Salud federal no está preparado para responder a desastres de mayor envergadura si no pudiera contar con la asistencia del Pentágono. También señaló que el Departamento de Salud federal no ha consultado el plan de respuesta que elabora con otras dependencias del gobierno, como el Pentágono, ni con los gobiernos de los territorios.

Entre sus recomendaciones, la GAO propuso que la oficina del Secretario Adjunto para Preparación y Respuesta esté presente consecuentemente en los centros de operación de emergencia que se establezcan luego de desastres naturales.

La GAO sugirió además que el plan de respuesta del Departamento de Salud federal incluya estrategias “para proveer cuidado primario y para atender problemas crónicos en comunidades aisladas”, incluso incorporar centros de salud certificados por el gobierno estadounidense.

Propuso, a su vez, que la oficina del Secretario Adjunto para Preparación y Respuesta desarrolle y suscriba memorandos de entendimiento con otras agencias, y se asegure de que al planificar su respuesta toma en cuenta las perspectivas de socios claves.


💬Ver 0 comentarios