Donald Trump durante una teleconferencia con gobernadores en la sede de FEMA. (AP)

Washington - Los gobernadores han hecho la advertencia de que hay una escasez de pruebas, ventiladores, máscaras y otros suministros que se requieren para las autoridades sanitarias ayudar a frenar la propagación del coronavirus (COVID-19).

“Necesitamos que todos los niveles del gobierno trabajen juntos para superar esta crisis", dijo el jueves el gobernador de Maryland, Larry Hogan, republicano que preside la Asociación de Gobernadores de Estados Unidos.

Anoche, en NBC Hogan dijo que “simplemente no hay suficiente nada”. Sus expresiones hacen una advertencia que han hecho durante días los profesionales de la industria de la salud

En Nueva York, a donde el gobierno federal envía el barco hospital USNS Comfort que estuvo en Puerto Rico tras el huracán María, se han registrado cerca de un tercio de los casos de coronavirus en Estados Unidos. De los más de 13,000 casos, más de 4,100 se han detectado en Nueva York, donde han ocurrido 29 de las 195 muertes ya conocidas.

“La situación puede ser mala”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en una entrevista con CNN.

Esta semana, Laura Wooster, portavoz de la organización de médicos de emergencias “American College of Emergency Physicians, sostuvo que empleados de hospitales han indicado que “todas las noches se llevan la máscara a casa, rocían ambos lados con lejía (como cloro) y la cuelgan para que se seque y esperan que eso funcione".

La falta de suministros médicos se ha sumado a la escasez de ciertos productos en los comercios, como los desinfectantes de mano y papel sanitario. También hay menos acceso a productos alimentarios, como huevos y leche.

Los gobernadores tuvieron el jueves en la tarde una conferencia telefónica con el presidente Donald Trump, en la que reclamaron mayor flexibilidad en el uso de la Guardia Nacional y explicaciones sobre cómo se utilizará la ley de Producción de Defensa, que permitiría al gobierno ordenar a ciertas empresas incrementar la manufactura de equipo crítico.

Según Associated Press, los gobernadores pidieron aplazar la fecha para completar el Censo 2020 y hacer la transición para que todas las licencias de conducir cumplan con las normas de seguridad del programa “Real ID”.

Hoy, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, anunció que ha aplazado la fecha para la presentación de las planillas contributivas federales para el 15 de julio, dándole tres meses adicionales a los contribuyentes.

Previamente, Mnuchin había anunciado que el pago de las contribuciones 2020 se podía retrasar hasta esa fecha, excepto para los que tienen una responsabilidad tributaria individual de más de $1 millón. Ahora, todo queda pospuesto hasta el 15 de julio.

Un plan elaborado hace una semana por el gobierno de Estados Unidos propuso asumir que la pandemia del coronavirus se extenderá por 18 meses y tener “múltiples oleadas”.

“Impactos en la cadena de suministro y el transporte debido a un brote continuo de COVID–19 podrían tener como resultado una escasez significativa para el gobierno, el sector privado y los consumidores estadounidenses”, indica el plan del gobierno federal, copia del cual obtuvo El Nuevo Día.

El documento, con fecha del 13 de marzo – el mismo día en que el presidente Donald Trump declaró una emergencia nacional-, indica que la “escasez de productos puede afectar la atención médica, los servicios de emergencia y otros elementos de infraestructura crítica”.

El informe reconocía que la escasez podía incluir suministros médicos, como los equipos de protección y de personal, en el caso de empleados que se enfermen y tengan que ausentarse.

El presidente Trump considera invocar la Ley de Producción de Defensa para ordenar a ciertos sectores a manufacturar suministros médicos, como ventiladores, máscaras y guantes. La ley fue utilizada en el inicio de la guerra de Corea, en 1950.

“Los gobiernos estatales y locales, así como la infraestructura crítica y los canales de comunicación, estarán con mucho estrés y serán potencialmente menos confiables. Estas tensiones también pueden aumentar los desafíos de recibir mensajes actualizados y coordinar la orientación a estas jurisdicciones directamente", agregó el documento.

Esta semana, el presidente Trump había indicado que estabilizar la crisis pudiera tomar hasta julio o agosto.

Al momento de redactar el plan, se señala que hasta el 11 de marzo era bajo el riesgo inmediato de una persona ser expuesta al coronavirus. Para entonces, el gobierno federal estaba confiado en que no había una amplia propagación del virus en “muchas comunidades estadounidenses”.

El plan – de 103 páginas-, incluye además muchos asuntos burocráticos. Pero, en Estados Unidos ya se ha visto un incremento en los casos positivos de coronavirus, que superan los 13,000, y por lo menos 195 muertes.


💬Ver 0 comentarios