En la foto, daños a una estructura en Yauco. (Ramón Tonito Zayas)

Washington - La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, examina la posibilidad de reunir damnificados del huracán María en una demanda judicial para exigir que el gobierno federal agilice el desembolso de cerca de $19,000 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR) que le fueron asignados a la Isla.

“No hay ninguna razón para que (esos desembolsos) no hayan ocurrido”, dijo hoy González, en una entrevista.

En momentos en que prevé que el gobierno de Puerto Rico reclamará próximamente al Congreso nuevos fondos de emergencia para reconstruir la infraestructura dañada por los terremotos de esta semana, González sostuvo que la experiencia con la catástrofe causada por el huracán María le indica que no deben tramitarse principalmente por medio del progama CDBG-DR, que administra el Departamento de Vivienda federal (HUD).

“El proceso burocrático por el que se ciñe ese programa no ayuda”, dijo la comisionada González, quien ha conversado en las últimas horas con el jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el asesor del presidente Trump para asuntos de Seguridad Interna, el almirante Peter Brown, en busca de agilizar el desembolso de los fondos CDBG-DR y para advertir las nuevas urgencias que tiene la Isla.

Como han acentuado con fuerza los líderes demócratas del Congreso, la comisionada González sostuvo que “no hay ninguna razón” para que de los cerca de $20,500 millones en asignaciones CDBG-DR prometidas a la Isla, HUD ya no haya desembolsado la mitad de esos fondos.

Además de haber hecho disponibles al gobierno de Puerto Rico en febrero pasado $1,507 millones, ese mismo mes el secretario de HUD, Ben Carson, autorizó la entrega de otros $8,221 millones que no han sido desembolsados.

HUD tampoco ha dado paso, pese a un mandato de ley, a las guías sobre el uso de otros $8,285 millones de CDBG-DR para proyectos de mitigación.

En octubre pasado, Mulvaney confirmó los esfuerzos del presidente Trump por bloquear asignaciones para la Isla debido a lo que consideran problemas de corrupción generalizados en el gobierno de Puerto Rico.

Cuando conversó el miércoles con Mulvaney, la comisionada sostuvo que el principal asesor de Trump se mostró “sorprendido” de que no se hubiesen publicado las guías sobre los fondos de mitigación y dijo que “iba a hacer las averiguaciones”.

La comisionada González sostuvo que HUD y la Oficina de Presupuesto y Gerencia (OMB) de la Casa Blanca, que tienen la responsabilidad del proceso de desembolso y la publicación de las guías sobre el uso de los fondos CDBG-DR, se han culpado mutuamente por los retrasos, sin asumir responsabilidad.

Aunque la Casa Blanca no hizo hoy comentarios, Mulvaney dejó en manos del almirante Brown darle seguimiento a sus reclamos, indicó la comisionada.

Hoy, portavoces de HUD y OMB volvieron a preferir cautela en la entrega de los fondos ante lo que insisten es un “historial de malversación y corrupción” del gobierno de Puerto Rico. Pero, González dijo que ninguna de las agencias les ha podido mostrar problemas de corrupción en el uso de los fondos CDBG-DR.

La comisionada González afirmó que ahora, además de examinar los daños a las viviendas de ciudadanos y escuelas, el gobierno de Puerto Rico puede requerir asistencia para ayudarle a lidiar con los daños a la planta eléctrica de Costa Sur, escuelas y carreteras.

La comisionada expresó estar satisfecha con la rapidez con la que la Casa Blanca tramitó la declaración de emergencia que inicialmente ha permitido al gobierno federal, por medio de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), asistir con los esfuerzos para asegurar la vida y la seguridad de las personas más afectadas por los terremotos.

El hecho de que la declaración emergencia abarque los 78 municipios facilitará incluir, en una solicitud independiente que buscará que el presidente Trump proclame que ha ocurrido un desastre mayor en la Isla, daños a carreteras en municipios fuera de la zona sur, la más impactada por los terremotos.

La comisionada prevé que en cuestión de días se presentará esa solicitud a la Casa Blanca para declarar a Puerto Rico o parte de la Isla como zona de desastre.

En los próximos días, González sostuvo que también hará énfasis en llevar a la Isla a a miembros del Congreso para que conozcan de primera mano los daños ocurridos. Mañana estará en Puerto Rico el senador republicano Rick Scott (Florida), para visitar Guánica, la planta de Costa Sur y reunirse con la gobernadora Wanda Vázquez Garced, entre otras cosas.

“Eso fue lo que me funcionó”, para crear conciencia en el Congreso, después del huracán María, afirmó la comisionada.


💬Ver 0 comentarios