Joe Biden, precandidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos. (AP)

Washington, D.C. - Joseph Biden comienza a proyectar en su mensaje que tiene la tarea de unir a las tropas demócratas, incluidas las de Bernie Sanders, ahora que se consolida como el favorito para obtener la candidatura presidencial de su partido.

En medio de sus sólidas victorias del martes, principalmente en el estado péndulo de Michigan, Biden hizo un esfuerzo para enviar un mensaje de unión a su contrincante y sus seguidores.

“Te queremos, te necesitamos… Compartimos una meta común. Juntos vamos a derrotar a Donald Trump”, dijo Biden, desde Filadelfia, Pensilvania, donde lanzó su precandidatura presidencial demócrata en abril de 2019.

Tras cancelarse el mítin de la noche electoral, que estaba previsto para Ohio, por petición del gobernador de ese estado - ante la creciente crisis que causa el crecimiento de casos de coronavirus-, Biden habló el martes frente a un grupo de sus colaboradores.

“Estamos un paso más cerca para restablecer la decencia, la dignidad y el honor en la Casa Blanca”, afirmó el exvicepresidente, que ha tenido un avance extraordinario en estas primarias, pese a que previo a las elecciones en Carolina del Sur, que tuvieron lugar el 29 de febrero, parecía estar fuera de la contienda.

En momentos en que saca una importante ventaja en delegados (845-681), Biden tiene la tarea de evitar dar un paso en falso y su próxima prueba sería el primer debate uno a uno, el domingo, frente a Sanders.

Pero, al mismo tiempo tiene que comenzar a pensar en como unir al partido, lo que supone atraer a los electores del socialdemócrata Sanders, quien ha logrado un apoyo significativo del electorado más joven e hispano.

La meta de Sanders era recobrar fuerza ganando Michigan, un estado que puede decidir las elecciones presidenciales de 2016 y el que, con una sorpresiva victoria en las primarias de hace cuatro años, pudo competir hasta el final de aquel proceso.

Esta vez, las encuestas no fallaron y Biden ganó en todos los condados, obteniendo en total el respaldo del 53% del electorado.

En Michigan, Biden volvió a ganar el voto afroamericano, esta vez 66% a 27%. Sanders dominó, como ocurre en la mayoría de los estados, el electorado hispano 53% a 49%.

John Hudak, del grupo de studio Brookings Institution, advirtió que aunque Sanders acapara el voto joven y latino, no ha logrado aumentar la participación de ese sector, en comparación con las primarias de 2016.

Biden fue el vencedor también en Misuri, Misisipi e Idaho, mientras estaba enfrascado en una cerrada contienda con Sanders en el estado de Washington.

Sanders -en busca de reordenar su mensaje-, ni siquiera hizo comentarios públicos el martes en la noche, cuando se distribuían 352 delegados. Su única victoria segura era en Dakota del Norte, el botín más pequeño de la noche, con 14 delegados.

Esta tarde llevaría a cabo una conferencia de prensa para hablar sobre el futuro de su precandidatura.

“Esto no puede endulzarse. Ha sido una dura noche”, dijo, por su parte, la congresista demócrata puertorriqueña Alexandria Ocasio Cortez (Nueva York), una de las principales portavoces de Sanders en la campaña.

Pero, Ocasio Cortez destacó que “este es el momento de reclamar compromisos” sobre ciertos asuntos, en referencia, por ejemplo, al respaldo que ha obtenido en muchos estados la propuesta de salud “Medicare para todos”, del senador Sanders.

Las próximas contiendas son el martes y reúnen 577 delegados: Florida (219); Illinois (155); Ohio (136); y Arizona (67). Las encuestas proyectan a Biden como favorito en Florida, Illinois y Ohio.

Biden todavía está lejos del número mágico de 1,991 delegados para asegurar la candidatura demócrata a la Casa Blanca en una primera votación, pero comienza a despegarse claramente de Sanders, quien hasta hace unos días parecía el favorito de los demócratas.

Si no puede lograr una recuperación inmediata, “se le va hacer difícil la matemática a Bernie para continuar”, dijo a CNN Jim Messina, quien fue director de campaña del ex presidente Barack Obama.

Si ningún precandidato llega con las votaciones en los estados y territorios a los 1,991 delegados, entonces la votación se abrirá durante la convención de julio, en Milwaukee (Wisconsin), a los 771 superdelegados, que son funcionarios electos y directivos del Partido Demócrata de EE.UU.

Los resultados del martes

Michigan (125 delegados)

Biden 52.9% (*)

Sanders 36.4%

(93% de los votos contados)

Washington (89)

Sanders 32.7%

Biden 32.5%

Misuri (68)

Biden 60.1%*

Sanders 34.6%

(95% de los votos)

Misisipi (36)

Biden 81%*

Sanders 14.8%

(89% de los votos contados)

Idaho (20)

Biden 48.9%

Sanders 42.5%

(98% de los votos contados)

Dakota del Norte (14)

Sanders 53.3 %

Biden 39.8%

(100% de los votos contados)


💬Ver 0 comentarios