El presidente Donald Trump atiende a la prensa. (AP)

Washington - La Casa Blanca ha advertido oficialmente que si se convirtiera en ley, lo que parece improbable, el nuevo proyecto de estímulo económico federal que puede aprobar hoy la Cámara baja para mitigar la emergencia que causa el coronavirus, el presidente Donald Trump lo vetaría.

De todos modos, el liderato republicano del Senado ha descartado considerar la legislación, que asigna cerca de $3 billones (trillions en inglés) para iniciativas de asistencia a individuos, desempleados, gobiernos estatales, locales, hospitales, sistemas educativos y electorales, entre otros.

El presidente Trump, sin embargo, buscará “trabajar con el Congreso de manera bipartidista para abordar cualquier posible legislación adicional necesaria para responder al brote del coronavirus”, de acuerdo a la declaración de política pública de la Oficina de Presupuesto y Gerencia de la Casa Blanca.

La Casa Blanca sostuvo que el presidente Trump quiere ver en un próximo proyecto de estímulo económico una reducción en el pago de nómina al Seguro Social, inmunidad para empresas que reabren sus negocios y fondos para proyectos de infraestructura.

El gobierno federal ya ha aprobado cerca de $2.7 billones para atender la pandemia del coronavirus, pero la Casa Blanca entiende que el proyecto demócrata “está más preocupado por cumplir con viajes listas de deseos partidistas e ideológicas”.

Entre otras cosas, la Casa Blanca criticó que la medida abra la puerta a asistencia a indocumentados, suavice medidas de la reforma contributiva federal para personas con altos ingresos, y proponga $25,000 millones para el Servicio Postal “sin requerir a largo plazo reformas muy necesarias” e “invada” la autoridad de los estados al permitir el registro electoral y voto por correo.

Un análisis de El Nuevo Día apunta a que el proyecto demócrata, por lo menos, tendría un impacto en Puerto Rico de cerca de $20,000 millones.


💬Ver 0 comentarios