Randal Quarles dijo que permitir que los territorios, como Puerto Rico, asuman nueva deuda pública - en momentos en que, por ejemplo, el gobierno de la Isla está en bancarrota- “no mejoraría su situación”. (AP / Jacquelyn Martin)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Washington - Un alto funcionario de la Reserva federal afirmó hoy que incluir a Puerto Rico en el programa de préstamos de emergencias del banco central a causa de la emergencia del coronavirus no es una buena idea, ante el nivel de deuda pública que arrastra la Isla y la vigencia de la ley Promesa.

“Los problemas (fiscales de los territorios) no son realmente un problema de flujo de efectivo inducido por Covid-19”, indicó el vicepresidente de Supervisión de la Reserva federal, Randal Quarles, al responder una pregunta de la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York), en una mesa redonda, por internet, del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Quarles dijo que permitir que los territorios, como Puerto Rico, asuman nueva deuda pública - en momentos en que, por ejemplo, el gobierno de la Isla está en bancarrota y sujeto a un proceso de reestructuración de sus obligaciones financieras- “no mejoraría su situación”.

Los demócratas de la Cámara baja se proponen aprobar mañana, viernes, un nuevo proyecto de estímulo económico que además de proponer por lo menos cerca de $20,000 millones adicionales en asignaciones que beneficiarían a la Isla, abre con claridad la puerta para que la Reserva federal financie deuda del gobierno de Puerto Rico que surge debido a los problemas de liquidez que provoca la crisis del coronavirus.

La congresista Velázquez, una de las autoras de la nueva legislación de estímulo económico, ha indicado que por lo menos los municipios deberían tener acceso a esos préstamos.

“Esta disposición puede proporcionar una opción valiosa para algunos municipios en Puerto Rico que están luchando con los costos adicionales asociados con su respuesta local a la pandemia", dijo Velázquez a El Nuevo Día.

Quarles consideró que la crisis fiscal de Puerto Rico no está relacionada a la emergencia del coronavirus y que los préstamos comunitarios para atender desastres (CDL) que otorga la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) en coordinación con el Tesoro federal serían una mejor herramienta.

Bajo las normas de FEMA, los préstamos de CDL pueden ser perdonados.

Velázquez cuestionó al representante de la Reserva federal qué datos tiene el banco central para argumentar que la emergencia del coronavirus no agrava más la crisis fiscal de la Isla, en momentos en que el gobierno de Puerto Rico prevé un déficit de $1,600 millones al cerrar en junio este año fiscal debido al novel virus. "Son nuestras colonias y la intención del Congreso fue incluir (en los préstamos) a los territorios", sostuvo Velázquez.

Aunque el futuro de la legislación de estímulo económico es incierto, ante el rechazo de la mayoría republicana y la Casa Blanca, de todos modos puede no estar claro qué efecto tendría el proceso de reestructuración de la ley Promesa sobre una autorización para que el gobierno central obtenga préstamos de emergencia de la Reserva federal.

“No sé cómo va a funcionar esto en Puerto Rico debido al proceso de reestructuración de la deuda bajo el título III de la ley Promesa”, advirtió el miércoles el director de Política Pública del Centro para una Nueva Economía (CNE), Sergio Marxuach.

En abril, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las finanzas públicas de la Isla, y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, solicitaron, por separado, al presidente de la Reserva federal, Jerome Powell, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, incluir a Puerto Rico en ese programa para adquirir deuda de los estados y ciudades.

La presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, la demócrata Maxine Waters, y el delegado demócrata de Guam, Michael San Nicolas, por su lado, enviaron el miércoles cartas a Powell y Mnuchin para requerirles que cumpla “con la intención del Congreso” al aprobar la Ley Cares y se haga elegibles a los territorios para los préstamos delaReserva.

Marxuach ha advertido que en el caso del gobierno central de la Isla cualquier nueva deuda requeriría el visto bueno no solo de la JSF, sino de la jueza Laura Taylor Swain, a cargo del tribunal de bancarrota territorial que creó la ley Promesa.

Un experto en finanzas con experiencia en Wall Street y el gobierno de EE.UU. sostuvo además que la Reserva federal puede requerir una evaluación crediticia que Puerto Rico, en medio de la bancarrota, no alcanzaría.


💬Ver 0 comentarios