(GFR Media)

Washington - La Coalición de Salud de Puerto Rico promueve que el proyecto de ley que incluya las próximas asignaciones de Medicaid para Puerto Rico, incorpore las cinco áreas de crecimiento del programa que el gobierno puertorriqueño ha dicho que tiene en su agenda.

Elliot Pacheco, uno de los miembros de la coalición, participa esta semana de reuniones en el Congreso, en momentos en que comités legislativos tienen versiones distintas que persiguen asignar hasta $12,000 millones en fondos de Medicaid a Puerto Rico, pero a cambio de fuertes controles hacia el gobierno de la Isla.

En sus mensajes al Congreso, el gobierno de Puerto Rico ha indicado que con el aumento de Medicaid quieren asegurar que más fondos vayan a los pagos de los proveedores, a los hospitales, que se financien las medicinas para los pacientes de hepatitis C, que se cubra el costo para los pacientes “duales” del plan B de Medicare, y se suba el ingreso mínimo para tener acceso a Medicaid.

“Queremos que esas propuestas se incluyan en el proyecto de ley”, dijo Pacheco a El Nuevo Día.

Los fondos de Medicaid financian la mayor parte del plan de salud del gobierno de Puerto Rico.

Junto a otros miembros de la industria de salud, Pacheco, dueño de una farmacia, tiene reuniones entre miércoles y jueves en varias oficinas de senadores y congresistas, con el propósito de dar un impulso adicional a las medidas pendientes en el Congreso.

Pacheco destacó, entre otras cosas, la importancia de utilizar las nuevas asignaciones de Medicaid para cubrir el pago que tienen que hacer los beneficiarios duales para financiar la parte B de Medicare, que cubre los servicios médicos ambulatorios.

Un paciente puede pagar hasta $144.60 mensuales en 2020 por la cubierta de la parte B. De poder ser financiado a través de Medicaid, el paciente puede ahorrarse hasta unos $1,735 anuales y la economía tener una inyección económica de sobre $200 millones, sostuvo Pacheco.

También llamó la atención a la importancia de subir el ingreso mínimo para poder tener acceso a Medicaid. “Una persona que trabaja 40 horas a la semana, con un salario $7.25 por hora, no puede tener acceso a Medicaid en Puerto Rico”, sostuvo.

Los estimados del gobierno de Puerto Rico, además, son que el aumento en los fondos de Medicaid puede representar cerca de $150 millones anuales en dinero que será distribuido entre los proveedores de la salud.

La semana pasada, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley, y el líder de la minoría demócrata en esa comisión, Ron Wyden, anunciaron un consenso sobre una legislación de control deprecios de medicamentos y extensión de medidas de salud, que permitiría asignar a Puerto Rico hasta $11,869 millones en fondos de Medicaid durante los próximos cuatro años fiscales.

La legislación incluye fuertes controles y penalidades, tras los cargos por corrupción del verano pasado relacionados a la Administración de Seguros de Salud (ASES).

En la Cámara baja, el Comité de Energía y Comercio aprobó en julio pasado un proyecto de ley que asignaría hasta $12,000 millones durante los años fiscales federales de 2020 a 2023 e incluye controles en el uso de los fondos.

En una carta enviada hoy a Grassley y Wyden, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, solicitó que la legislación con los fondos de Medicaid sea añadida al proyecto de asignaciones para el año fiscal federal 2020.

En su cuenta de Twitter, la comisionada González dio a conocer además de una reunión con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, quien dijo que ha tenido reuniones en Washington con miembros del Comité de Asignaciones.

A más tardar la semana próxima, antes de recesar por la Navidad, el Congreso deberá aprobar un acuerdo final sobre el presupuesto del año fiscal 2020, que comenzó en octubre, u otra resolución temporal que financie el funcionamiento del gobierno federal hasta principios de 2020.

La actual resolución temporal de gastos vence el próximo día 20.


💬Ver 0 comentarios