Deepak Lamba y Raúl Santiago Bartolomei, del Centro para una Nueva Economía. (GFR Media)

Washington - El Centro para una Nueva Economía (CNE) propuso hoy expandir temporalmente el acceso de las familias de Puerto Rico de bajos ingresos a los vales federales de la sección 8 para subsidios de alquiler, para mitigar la emergencia económica que provoca la pandemia del coronavirus.

Bajo el análisis de los investigadores del CNE Raúl Santiago Bartolomei y Deepak Lamba Nieves en Puerto Rico, en medio de la crisis, pueden haber cerca de 73,750 familias que calificarían para el programa de la sección 8 que no reciben subsidios de vivienda.

Con una asignación adicional de un año de cerca de $455 millones, los gobiernos de Estados Unidos y Puerto Rico pueden tener un mecanismo que representaría un impacto directo sobre las finanzas de decenas de miles de familias de escasos recursos económicos que viven alquiladas y, al mismo tiempo, de sus arrendadores.

Según las reglas del programa, las personas que obtienen menos de 50% de la mediana de ingresos del municipio de Puerto Rico en que residen pueden recibir hasta un 70% del costo de subsidio federal por el costo del alquiler.

En Puerto Rico, hay unas 100,000 familias que reciben beneficios del Departamento de Vivienda federal (HUD), sea por medio de vivienda pública, sección 8 u otros programas. Pero, hay otras 75,000 que no obtienen subsidios locales o federales de vivienda que, de haber acceso, pudieran tener los beneficios de los vales de la sección 8.

“Queremos promover un programa de asistencia para inquilinos de escasos recursos, particularmente aquellos que no reciben ayudas o servicios del gobierno federal o local’, indicó Lamba Nieves, director de Investigación en el CNE, un grupo de estudio con oficinas en San Juan y Washington.

Puerto Rico puede haber contado en el año fiscal 2018-2019 con alrededor de $62 millones para el programa del plan 8, dijo Lamba Nieves.

Santiago Bartolomei, investigador asociado del CNE, sostuvo que han hecho un estimado conservador del total de familias que pueden beneficiarse de un programa para el cual normalmente la demanda sobrepasa por mucho la cantidad de dinero disponible para los vales.

“Estamos seguros que el número de familias elegibles para el plan 8 sería mayor que el que estimamos”, indicó.

Lamba Nieves dijo que ya han llevado su propuesta ante las autoridades de Puerto Rico en Washington a través de la directora de su oficina en la capital estadounidense, Rosanna Torres, y que la recepción ha sido muy positiva.

Por lo que les han dicho, para el Congreso atender próximas iniciativas de estímulo económico será fundamental tener el apoyo de los gobiernos locales.

En Puerto Rico, el Tribunal Supremo suspendió hasta el 25 de mayo los procedimientos de ejecución de hipoteca.

Por su parte, la gobernadora Wanda Vázquez Garced convirtió en ley una moratoria voluntaria de marzo a mayo de 2020 en los préstamos hipotecarios, personales, para automóviles y en el pago de las tarjetas de créditos.

A nivel federal, el gobierno de Estados Unidos aprobó una moratoria en los desalojos, hasta julio, en el caso de alquileres e hipotecas financiadas a través de alguna estructura federal, como los préstamos FHA.


💬Ver 0 comentarios