Marilyn Quiñones Velásquez, de 45 años, junto a sus hijos, Roberto de 22 años, y Adrian, de 14 años. (Captura GoFundMe)

Rio Rancho, Nuevo México - Una mujer puertorriqueña y sus dos hijos fueron hallados muertos el día de Navidad en su casa, en lo que aparenta ser un asesinato-suicidio a manos del esposo.

Las autoridades hallaron una pistola junto al cadáver de Carlos Velásquez, quien estaba boca abajo y cruzado sobre las piernas de su esposa Marilyn Quiñones Velásquez, de 45 años, precisó el afidávit. Había casquillos dispersos en el piso de una recámara, según la declaración.

El hermano de la fémina, Edwin Quiñones, lamentó las muertes de su hermana y sus sobrinos en varias publicaciones en Facebook. "Esta era mi bella hermana y sus guapos muchachos. Lamentablemente, algo poseyó a su esposo el día de Navidad para cometer lo más horrible que jamás haya pasado y les quitó la vida. Mi hermana era una persona increíble y amaba a sus hijos con toda su alma. Que Dios nos conceda la comprensión para lidiar con esto y que descansen en paz. Los recordaré y amaré por siempre", escribió.

En otra publicación, Quiñones dijo que extrañará viajar con su hermana a "su patria Puerto Rico".

Las autoridades determinaron que la pareja estaba en proceso de divorciarse. El esposo se jubiló recientemente del Ejército de Estados Unidos y sufría de estrés postraumático, reportó el periódico Albuquerque Journal citando a la policía de Rio Rancho.

La hermana de Marilyn, Rosa Velázquez, indicó en una entrevista a Noticentro que "mi cuñado padecía PTSD (síndrome de estrés postraumático). Mi hermana creía que él estaba recuperándose".

Quiñones Velásquez nació en Moca.

Los cuerpos de ambos padres y sus hijos, Adrian de 14 años y Roberto de 22 años, fueron descubiertos por familiares preocupados que intentaron contactar a la familia en Navidad y llamaron al número de emergencias 911. Todas las víctimas murieron a causa de las heridas infligidas por balas.

Roberto Velásquez se graduó de la Universidad de Nuevo México en mayo y estaba en casa para aprovechar el receso de Navidad de la Universidad de Stanford, en California, indicó el documento.

Los parientes dijeron a la policía que la familia había jugado juegos en Nochebuena en la casa de otro pariente antes de partir a su casa.

La familia está recaudando dinero a través de GoFundMe para el funeral.


💬Ver 0 comentarios