Pete Buttigieg, que desde enero sopesaba postularse a la Casa Blanca, es ahora uno de más de doce rivales que aspiran a reemplazar al presidente Donald Trump. (AP/Darron Cummings) (semisquare-x3)
Pete Buttigieg, que desde enero sopesaba postularse a la Casa Blanca, es ahora uno de más de doce rivales que aspiran a reemplazar al presidente Donald Trump. (AP/Darron Cummings)

Aunque entró a la carrera presidencial en enero de 2019, no fue hasta el pasado domingo que Pete Buttigieg oficializó su postulación a la candidatura demócrata a la presidencia de Estados Unidos.

Buttigieg está en su octavo y último año como alcalde de South Bend en Indiana. El aspirante a la presidencia fue elegido alcalde por primera vez en 2011 con solo 29 años y reelegido en 2015 con el 80% de los votos.

Se desempeñó también como teniente en la Reserva de la Marina de Estados Unidos y durante su término como alcalde tuvo que desplegarse a Afganistán durante siete meses. De acuerdo a su portal web, por su trabajo en contra del terrorismo ganó la Medalla de Mención de Servicio Conjunto.

Receptor de la beca Rhodes en Oxford y graduado de la Universidad de Harvard, Buttigieg vive con su esposo Chasten -con quien contrajo matrimonio en verano del pasado año 2018-  en el mismo vecindario de South Bend donde creció, con sus dos perros de rescate, Truman y Buddy. Es pianista y habla siete idiomas, entre ellos español

El aspirante de 37 años nació en la misma ciudad de South Bend el 19 de enero de 1982, pertenece a la generación millennial y es hijo de Jennifer Ann, oriunda de la ciudad, mientras su padre Joseph Buttigieg es emigrante de Malta. 

Buttigieg es defensor de los derechos de la comunidad LGBTT y sería el primer nominado abiertamente gay en uno de los principales partidos políticos. Sería también el primer alcalde en avanzar directamente hasta la Casa Blanca y la persona más joven en convertirse en presidente: cumpliría 39 años el día previo a la próxima juramentación, el 20 de enero de 2021.

Hace unos días, lamentó el incendio que destrozó gran parte de la Catedral de Notre Dame en París. 

"Todavía recuerdo la belleza de una misa de Pascua a la que asistí en la catedral de Notre Dame hace unos veinte años. Es terrible ver tal destrucción en uno de los lugares más maravillosos del mundo", escribió en Twitter.

Durante los últimos meses desarrolló un número elevado de seguidores en las redes sociales con su mensaje de que el país necesita “una nueva generación de líderes” y sus cifras han crecido en las encuestas.

"Necesitamos asegurar un futuro en el que cada estadounidense tenga la libertad de vivir una vida de su elección; donde nuestra república crezca más y no menos democrática; donde la justicia racial sea una realidad y no un sueño; donde hallamos puesto fin a la guerra sin fin; donde convoquemos la voluntad nacional para enfrentar el desafío del cambio climático; donde todos tengan la atención médica que necesitan; y donde todos tengan la oportunidad de encontrar un propósito y pertenencia en nuestra economía y en nuestro país", lee su portal campaña respecto a su visión de gobierno.

El precandidato presidencial sostuvo que la democracia que defendió en las Fuerza Armadas está disminuida mientras “ciudadanos de Washington D.C. a Puerto Rico no tienen la misma representación política que el resto de nosotros”, durante el mensaje en el que oficializó su aspiración.

Con sus comentarios, Buttigieg pareció defender la estadidad para la capital estadounidense y Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios