El presidente Donald Trump mientras firmaba el proyecto de ley. (AP)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

---

Washington - El presidente Donald Trump convirtió hoy, viernes, en ley el proyecto que asigna $484,000 millones para estimular la economía, con más dinero para préstamos a pequeños empresarios, fondos para hospitales y una estrategia sobre las pruebas de detección de COVID-19.

La legislación fue aprobada ayer en la Cámara de Representantes, con 388 votos a favor y cinco en contra. El martes había sido ratificada, por consentimiento mutuo, en el Senado.

La medida se convierte en ley en momentos en que los casos de coronavirus en Estados Unidos superan los 871,000 y las muertes las 50,000, y más de 26 millones de personas han solicitado el desempleo en las últimas semanas, a causa de la emergencia que provoca la propagación del virus.

A su vez, tiene lugar un día después de que Trump avivó la controversia sobre su interés en presionar a favor de una reapertura de la economía, al sugerir que la inyección de desinfectantes o el sol pudieran ser tratamientos contra el coronavirus.

En la sesión informativa del jueves de la Casa Blanca, Trump dijo que “sería interesante comprobar” si la inyección de un desinfectante pudiera eliminar el novel virus.

Médicos, científicos y hasta la compañía que fabrica el desinfectante Lysol advirtieron que no hacen ningún sentido las peligrosas sugerencias del presidente Trump.

En medio de las masivas críticas a Trump, su secretaria de Prensa, Kayleigh McEnany, señaló "el presidente ha dicho en repetidas ocasiones que los estadounidenses deben consultar con los médicos sobre el tratamiento del coronavirus, un punto que enfatizó nuevamente durante la sesión informativa de ayer".

Trump también avivó un análisis incipiente que hacen los laboratorios del Departamento de Seguridad Interna, para plantear si el sol pudiera ser un tratamiento en contra del virus.

La Casa Blanca tuvo anoche que corregir la transcripción de la sesión informativa del jueves para aclarar que la coordinadora del grupo de trabajo sobre el coronavirus, la doctora Deborah Birx, había advertido que no conoce ningún estudio que indique que el sol puede ser un tratamiento.

Trump firmó el proyecto de estímulo económico acompañado del vicepresidente Michael Pence, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, la admnistradora de Pequeños Negocios, Jovita Carranza, y seis legisladores republicanos, incluido el líder de la minoría cameral, Kevin McCarthy (California).

El proyecto de ley distribuye asistencia a pequeñas empresas ($370,000 millones), hospitales y proveedores de la salud ($75,000 millones, en gran medida dependiendo de la crisis en cada jurisdicción) y ordena crear una estrategia “para investigar, desarrollar, validar, fabricar, comprar, administrar y ampliar la capacidad para las pruebas COVID-19”.

La legislación asigna otros $310,000 millones al programa de protección de nómina (PPP), por el cual 2,856 empresas en Puerto Rico solicitaron préstamos valorados en $757 millones hasta que los primeros $349,000 millones incluidos en la ley de estímulo económico Cares se agotó.

Otros $60,000 millones van dirigidos a programas de préstamos por desastres.

De los $310,000 millones del programa PPP, los demócratas lograron que $60,000 millones se preserven para préstamos de pequeñas empresas en comunidades desventajadas, de minorías, veteranos y agricultores, y que puedan reclamarlos en bancos comunitarios y cooperativas.

Los expertos prevén que los $310,000 millones se pueden agotar en unas dos semanas, como sucedió con los primeros $349,000 millones, por lo que el Congreso tendría que volver a rellenar esa partida.

“No sabemos si esos fondos son suficientes, pero sabemos que es un paso adelante”, indicó la puertorriqueña Nydia Velázquez (Nueva York), quien como presidenta del Comité de Pequeñas Empresas de la Cámara de Representantes tuvo a su cargo cerrar el debate en el hemiciclo.

Velázquez defendió el lenguaje impulsado por los demócratas para asegurar que los préstamos PPP no sean dominados por grandes cadenas, y pueda estar accesible a grupos de minoría, agricultores y veteranos.

La congresista demócrata boricua dijo que ayer mismo presidió una audiencia en su comité para escuchar a miembros de la Cámara baja y que los 56 republicanos y demócratas que declararon coincidieron en que el programa PPP debe tener mayor transparencia.

Por medio del programa PPP, las empresas de 500 trabajadores o menos pueden solicitar hasta $10 millones en préstamos cuyo costo de ocho semanas puede ser perdonado si se utiliza en un 75% para pagar nómina, y el resto para pagar hipoteca o renta, y utilidades.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, dijo que con las enmiendas hechas al programa PPP espera un mejor acceso de la isla a esos préstamos. Unas 2,856 empresas de Puerto Rico solicitaron $757 millones de la primera partida de $349,000 millones.

La legislación ordena, además, desarrollar una estrategia nacional para la adquisición y suministro de pruebas de detección del virus.

De los $25,000 millones asignados para pruebas de detección del novel virus, $11,000 millones se destinarían a los gobiernos de los estados, localidades, territorios – como Puerto Rico-, y tribus “para desarrollar, comprar, administrar, procesar y analizarlas”.

También se prevé que los gobiernos estatales y locales puedan utilizar esos fondos para rastrear los contactos de los casos positivos y apoyar los programas de pruebas a los trabajadores.


💬Ver 0 comentarios