El presidente Donald Trump. (AP)

Washington - Al expresarse sorprendido de que la tormenta tropical Dorian se aproxima a Puerto Rico, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pensó hoy de inmediato en el costo que ha tenido para el gobierno federal la emergencia que desató el huracán María, volviendo a alegar falsamente que el Congreso ha destinado a la isla $92,000 millones para mitigar el ciclón de hace dos años.

“Wow. Otra gran tormenta que se dirige hacia Puerto Rico. ¿Alguna vez terminará? El Congreso aprobó $92,000 millones para Puerto Rico el año pasado, un récord histórico de su tipo para ‘cualquier lugar’”, indicó Trump en un tuit.

Con sus primeros comentarios sobre el paso de la tormenta Dorian, Trump – quien regresó anoche de la reunión del Grupo de los 7 en Francia-, revivió el debate sobre la lenta e ineficiente respuesta de su administración al huracán María, que provocó la muerte de cerca de 3,000 personas y alrededor de $100,000 millones en daños.

El Congreso ha asignado a Puerto Rico cerca de $49,360 millones para mitigar el desastre causado por el huracán María. Aunque los desembolsos pueden estar cerca de los $20,000 millones, solo se le ha autorizado a la Isla el uso de unos $1,500 millones destinados a la reconstrucción.

Los números de la página oficial del gobierno federal indican que las asignaciones hechas a la Isla rondan los $42,691 millones, pero esos datos excluyen $1,870 millones en fondos de asistencia alimentaria y $4,800 millones en fondos de Medicaid, que también se otorgaron bajo el argumento de que iban destinados a suavizar los efectos del huracán María.

La congresista demócrata boricua Nydia Velázquez (Nueva York) respondió a Trump que, en este momento, en vez de repetir falsas alegaciones, debe dedicarse a asegurarse de que el gobierno federal responde adecuadamente a las necesidades de Puerto Rico.

“En lugar de continuar difundiendo mentiras sobre cuánto dinero se ha asignado para Maria (no está ni siquiera cerca de los $92,000 millones), ¡intente prepararse para Dorian y aprender de los errores anteriores!”, indicó Velázquez.

A la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, némesis de Trump en Puerto Rico, le pareció un nuevo episodio del “discurso racista, antidemocrático, antilatino y antiboricua”. “Ya empezó (Trump) con sus patanerías”, reaccionó Cruz, quien tuvo continuas batallas por Twitter con Trump durante la emergencia causada por el huracán María, en momentos en que ella denunciaba la lenta respuesta del gobierno federal.

Mientras, el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), senador Aníbal José Torres, dijo que a nadie debe sorprende la reacción de Trump, “un ser insensible y racista”. “Que pena que algunos aquí en Puerto Rico le rían las gracias y aún lo defiendan”, indicó Torres.

El senador y secretario general del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, sostuvo que Trump – quien según The New York Times expresó en broma que Estados Unidos debería cambiar a Puerto Rico por Groenlandia-, no disimula que “la relación territorial de Puerto Rico es un inconveniente para el gobierno de los Estados Unidos”.

“No es Trump, ha sido la actitud abierta del gobierno federal desde los informes de Casa Blanca que expresaban que podían cedernos a otro país, el caso Sánchez Valle, Promesa y el gobierno de la Junta de Control, todas manifestaciones de desprecio y reafirmación de nuestra condición colonial”, agregó Dalmau.

Mientras, el senador republicano Marco Rubio (Florida) afirmó que ha estado en contacto con la gobernadora Wanda Vázquez y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

“Mi esposa Evelyn (quien es puertorriqueña) y yo estamos orando por nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico mientras la tormenta tropical Dorian se dirige a la isla. Con cientos aún sin viviendas seguras, el gobierno federal debe garantizar esfuerzos de recuperación rápidos y efectivos”, sostuvo, por su parte, el congresista demócrata Jesús “Chuy” García (Illinois).


💬Ver 0 comentarios