Alan Bedore examina el daño a su patio después de la llegada del huracán Michael a Callaway, Florida. (Agencia EFE)

Miami - El noroeste de Florida lucha por volver a la normalidad un año después del paso del devastador huracán Michael, que tocó tierra en Mexico Beach el 10 de octubre de 2018 con unos vientos de categoría 5 cuyos efectos aún se pueden ver sobre el terreno de la localidad y su vecina, Panama Beach.

El aniversario hizo que muchos medios enviaran equipos a la zona del Pandhandle, a unos 936 kilómetros (582 millas) de Miami, para comprobar si la recuperación está realmente en marcha.

El gobernador estatal, el republicano Ron DeSantis, anunció este jueves la creación de un fondo de 150.9 millones de dólares para el Condado de Bay, en el noroeste del estado, además de la entrega de 20 millones para México Beach, informó su oficina en un comunicado.

Dieciséis personas murieron directamente a causa de Michael -las muertes indirectas son muchas más- y los daños fueron evaluados en unos 25,000 millones de dólares por las aseguradoras.

Las cifras incluyen no solo Florida, sino Georgia y las dos Carolinas.

Sin embargo, la zona más castigada por Michael fue el Pandhandle floridano, donde el huracán tocó tierra el 10 de octubre de 2018 con vientos de 259 kilómetros por hora y elevó el nivel del mar hasta 4,2 metros en algunas zonas.

Las imágenes de Mexico Beach y Panama Beach muestran todavía hoy estructuras de edificaciones sin puertas, ventanas, tejados, cornisas o cualquier otro elemento no resistente a los vientos huracanados de Michael, solares vacíos donde hubo casas y negocios y una vegetación escasa, pero también construcciones en marcha.

De los 1.200 habitantes que tenía Mexico Beach antes de Michael solo quedan 400. No hay todavía banco, ni gasolinera ni tienda de comestibles, según dijo el alcalde Al Cathey a los medios.

Ha sido un año difícil para los habitantes de una zona que tiene como principal fuente de ingresos el turismo y donde la economía y los empleos se redujeron después del desastre del huracán, pero Cathey dice que aún conservan "el ánimo alto".

Retirar escombros -más de 23 millones de metros cúbicos hasta julio-, reparar daños en las estructuras que quedaron en pie o construir de nuevo, pelear con las aseguradoras para cobrar el seguro en caso de tenerlo y esperar la ayuda oficial son tareas obligadas para los damnificados.

El Partido Demócrata de Florida dijo este jueves que los damnificados de Michael "merecen algo mejor" que lo que han recibido para volver a empezar.

"Un año después del huracán Michael, hay floridanos que siguen esperando alivio y ayuda", señaló Terrie Rizzo, la presidenta de los demócratas de Florida, en un comunicado con motivo del primer aniversario.

El Partido Demócrata de Florida hizo un llamamiento al gobernador de Florida, Ron DeSantis, y a Jimmy Patronis, director financiero del estado, para que actúen en favor de los que "aún siguen esperando respuesta a sus reclamaciones para empezar a reconstruir" las propiedades destruidas por Michael.


💬Ver 0 comentarios