La meteoróloga explicó que el Invest 98L podría traer actividad de lluvia a Puerto Rico entre el viernes y el sábado. De momento, no hay amenaza de impacto directo a la isla.

El Invest 98L, la onda tropical que se encuentra al oeste del océano Atlántico tropical, podría comenzar a producir lluvias sobre Puerto Rico a partir de este próximo jueves al viernes cuando su campo de humedad se acerque a la región.

Aunque los modelos globales aún carecen de consenso en materia de trayectoria e intensidad, la meteoróloga del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan Lee Ann Inglés Serrano indicó a El Nuevo Día que, de momento, no se proyecta que represente una amenaza de impacto directo para la isla.

Por el contrario, según las proyecciones analizadas hasta el momento, el disturbio debería pasar a una distancia segura al sur de Puerto Rico entre el viernes al sábado.

En la perspectiva de las condiciones en el trópico que emitió a las 8:00 a.m., el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) aumentó a 70% la probabilidad de posible desarrollo ciclónico de este disturbio dentro de las próximas 48 horas (dos días) y en 90% para los próximos cinco días.

“El área que ellos (el Centro Nacional de Huracanes) están denotando como que la onda tendrá más posibilidades de desarrollarse está justo al sur, en algún punto de esa área en aguas del mar Caribe, que ellos están marcando con la zona roja”, resaltó la experta en referencia al mapa que muestra la zona de posible desarrollo que compartió el NHC.

De ganar un centro de circulación, el Invest 98L pasaría a ser la depresión tropical 9 de esta temporada.

Mientras, si se convierte en tormenta tropical, que tiene las condiciones favorables para lograrlo, llevaría por nombre Hermine y sería la octava tormenta tropical de la temporada.

“Los modelos no tienen un consenso aún de en qué momento se va a desarrollar y cuál será la trayectoria que llevará, pero hasta el momento no representa un impacto directo, sino mayormente un aumento en la humedad porque es un sistema amplio”, explicó Inglés Serrano.

Actualmente, no existe un estimado preciso en términos de cuánta lluvia pudiera dejar el disturbio debido a la humedad que traerá hasta la región.

Sin embargo, la meteoróloga recalcó que cualquier lluvia que reciba la isla tiene el potencial de complicar las condiciones de los suelos que ya están muy saturados tras el paso del huracán Fiona.

“Las personas tienen que tomar las medidas necesarias con esta información que les estamos dando y la información que estamos dando es que vamos a ver un aumento en lluvias. Las áreas están susceptibles y los terrenos inundados, así que tienen que tomar medidas preventivas para evitar. No será otro evento de lluvias como el que vimos con Fiona, pero sí podría generar más problemas de los que ya tenemos”, puntualizó.

Además del Invest 98L, el NHC vigila otras dos ondas tropicales con potencial de desarrollo ciclónico. El primero de los disturbios se debería quedar sobre el centro del océano Atlántico, mientras que el segundo se movería hacia el norte del Atlántico, una vez salga de África.

💬Ver comentarios