El Golfo de México no es el único lugar donde existen piscinas de aguas calientes, ya que en el Atlántico tropical se ha observado esa conducta de anomalías termales, que también permite que se produzcan cada vez más ciclones. (Suministrada)

La conducta hiperactiva de esta temporada de huracanes –que aún no termina– generó en la comunidad científica la inquietud de responder por qué hubo una gran cantidad de ciclones antes de la fecha pico y qué factores propiciaron la rápida intensificación de uno ellos.