Imagen nocturna de la tormenta tropical Isaías mientras se acerca a la costa sureste de Florida.
Imagen nocturna de la tormenta tropical Isaías mientras se acerca a la costa sureste de Florida. (Suministrada)

El ciclón Isaías se degradó en la tarde de hoy, sábado, a una tormenta tropical con vientos máximos de 70 millas por hora (mph) luego de tocar tierra más temprano en el día en la parte norte de la isla de Andros, en el archipiélago de Bahamas.

El fenómeno atmosférico llegó a tener vientos de hasta 90 mph, y aunque experimentó una reducción en la velocidad de sus vientos, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) espera que alcance nuevamente la clasificacion de huracán Categoría 1 al acercarse a la costa sureste de Florida entre la noche de hoy y la mañana del domingo.

Según el boletín de las 8:00 p.m., el ciclón se encontraba en la latitud 25.3 grados norte, longitud 78.9 grados oeste, con una velocidad de traslación en dirección noroeste de nueve mph. El fenómeno atmosférico se ubicaba a unas 100 millas al sureste de Fort Lauderdale, y a unas 85 millas al sur de Gran Bahama.

El CNH extendió una vigilancia de tormenta tropical para las costas de Georgia y Carolina del Sur, y un aviso de huracán para partes de Florida desde Boca Ratón hasta los condados de Volusia y Flagler.

Según el CNH, a lo largo de la jornada se esperan condiciones de huracán y marejadas ciclónicas peligrosas en determinada zonas de Bahamas, algo extensivo a zonas de la costa este de Florida.

La agencia espera que el ciclón tome un rumbo hacia el norte-noreste entre el lunes y martes, junto con un incremento en su velocidad de traslación. El centro de Isaías se aproximará a la costa sureste de Florida entre esta noche y el domingo, y ya para el lunes debe alejarse de la costa hacia el Atlántico.

Isaías fue el segundo huracán que se produce en la cuenca atlántica este año, además del huracán Hanna que afectó a Texas y partes de México el 25 de julio.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 105 millas del centro.

Los estragos de Isaías en Puerto Rico: