Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado. (AP/Patrick Semansky)
Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado. (AP/Patrick Semansky)

Washington - Junto a la coalición Power4PuertoRico, boricuas del estado de Kentucky hicieron hoy un llamamiento al líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, para que lleve a votación el proyecto demócrata aprobado en la Cámara de Representantes que asignaría sobre $4,000 millones a la Isla principalmente para mitigar los daños causados por los  terremotos ocurridos este año.

“El senador McConnell trabaja para nosotros”, indicó el reverendo Carlos Malavé, un líder religioso de Kentucky, el estado que representa el líder de la mayoría republicana en el Senado.

Malavé sostuvo que en el pasado ha coordinado con el senador McConnell temas referentes a la lucha mundial contra la pobreza y que el líder republicano “ha sido un aliado en algunos asuntos”.

“Ahora estamos hablando de los puertorriqueños, que son ciudadanos estadounidenses…Estamos hablando de nuestra propia gente”, indicó Malavé, en un foro por Facebook convocado por Power4PuertoRico, en el que se le reclamó acción al senador republicano, que va a la reelección en noviembre.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el pasado 7 de febrero un proyecto de ley que asigna $4,890 millones en fondos para mitigar desastres naturales, principalmente los terremotos ocurridos en Puerto Rico este año.

La medida propone financiar plenamente en Puerto Rico los créditos tributarios por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes (CTC), que pueden tener un impacto adicional de $1,400 millones anuales en la isla.

A su vez, el proyecto permitiría el uso indistinto de los fondos asignados para mitigar la catástrofe causada por el huracán María y los que se otorguen para atender los terremotos de este año, que dañaron cientos de viviendas y dejaron pérdidas por cientos de millones de dólares.

En momentos en que iba a votación en la Cámara baja, la Casa Blanca expresó su rechazo al proyecto que describió como innecesario, por entender que la asistencia que requiere la Isla puede tramitarse a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Desde entonces el liderato de la mayoría republicana del Senado ha rechazado echar hacia delante la medida.

Esta semana, la congresista demócrata Nydia Velázquez, puertorriqueña que representa un distrito de Nueva York, dijo que recordó a la speaker Nancy Pelosi que esa es una de las medidas que debe incluirse en un próximo proyecto de estímulo económico federal.

“Lo único que tienen quehacer es añadirlo como una enmienda a un proyecto de estímulo económico”, indicó Federico de Jesús Febles, asesor senior de Power4PuertoRico, una coalición de grupos de la diáspora puertorriqueña en Estados Unidos.

Héctor Santiago, ex militar que ahora trabaja como portavoz de una oficina de reclutamiento en Kentucky, exhortó a McConnell a “ejercer su liderato”. “Es momento de que cumpla con sus obligaciones”, sostuvo Santiago.

En el foro participó la ponceña Elizabeth Colón Rivera, quien explicó los daños provocados por el terremoto más reciente en Puerto Rico, que ocurrió el pasado sábado y averió estructuras de Ponce, principalmente en el centro de la ciudad.

“Tenemos a más de 100 familias desplazadas viviendo en hoteles”, sostuvo Colón Rivera.

En un artículo de opinión en The Hill, Gretchen Sierra Zorita, de la Agenda Nacional Puertorriqueña, reclamó al liderato republicano del Senado y la Casa Blanca desistir de mantener a las víctimas de los terremotos como “rehenes”.

Las autoridades de Puerto Rico han estimado en unos $100,000 millones los daños causados por el huracán María hace 32 meses. Hasta el momento se han desembolsado cerca de $50,000 millones de los fondos prometidos, pero casi nada de las asignaciones que permitirán la reconstrucción de la isla.

Sierra Zorita señaló que inicialmente los senadores republicanos por Florida Marco Rubio y Rick Scott prometieron asistir a la Isla tras los terremotos, pero luego de la amenaza de veto del presidente Trump hacia el proyecto demócrata, lo más que han hecho es decir que tienen a Puerto Rico “en sus pensamientos y oraciones”.