Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Alambre de puas y un letrero  es lo que ahora recibe a las personas que visitan el Parque de la Amistad en San Diego. (EFE / David Muang)
Alambre de puas y un letrero es lo que ahora recibe a las personas que visitan el Parque de la Amistad en San Diego. (EFE / David Muang)

San Diego, California - Lejos del bullicio habitual de los fines de semana, el Parque de la Amistad, un punto de encuentro habitual para quienes viven separados por la frontera entre Estados Unidos y México, presenta hoy un aspecto casi fantasmal después de que las autoridades estadounidenses decidieran cerrarlo unos días.