Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Una plantación de maíz. (GFR Media/Archivo)
Una plantación de maíz. (GFR Media/Archivo)

Los agricultores estadounidenses primero tuvieron demasiadas lluvias. Ahora, estas no bastan.

Semanas después de que una inundación castigó los campos del medio oeste, una sequía y una ola de calor extremo están afectando los cultivos de maíz y trigo en los estados del norte, lo que provocó un aumento de los precios.

Las temperaturas se acercarán a récords en Nebraska y Dakota del Sur este fin de semana cuando el clima caluroso se propague de Colorado a Ohio, aumentando el estrés en los cultivos jóvenes antes de que la semana próxima lleguen lluvias y temperaturas más frescas, según Freese-Notis Weather.

Los máximos en muchos estados del medio oeste podrían alcanzar los 89.6 grados Farenheit o más, ya que un gran frente de alta presión hace subir el mercurio, dijo Brendon Rubin-Oster, pronosticador del Centro de Predicción Meteorológica de Estados Unidos en College Park, Maryland.

"La situación del trigo de primavera es muy, muy tensa", dijo Reid Christopherson, director ejecutivo de la Comisión de Trigo de Dakota del Sur en Pierre. "Siempre valoraremos la lluvia, pero probablemente tenga un valor limitado para el trigo de primavera".

La sequía está elevando los precios de los cultivos en medio de la preocupación por la producción. Los futuros de maíz para julio subieron a un máximo de tres meses en la Junta de Comercio de Chicago, y el volumen de operaciones alcanzó un récord el miércoles. Los precios del trigo de invierno también han subido, y los futuros de trigo de primavera --negociados en Minneapolis-- aumentaron al precio más alto en 23 meses. Las estimaciones en Estados Unidos muestran que la cosecha tiene su peor comienzo de año desde 2002.

El trigo de primavera para entrega en julio subía 0.7 por ciento a $6,0825 el bushel a las 11:52 am en Minneapolis. Los futuros de maíz de julio subían 0.3 por ciento a $3,87 en Chicago. Ambos contratos han subido cerca de un 4 por ciento esta semana.

La ola de calor es un cambio respecto de principios de esta primavera boreal, cuando los cultivos de maíz en muchos estados del medio oeste se retrasaron por el clima húmedo al comienzo de la siembra. Si bien las condiciones mejoraban la semana pasada, el clima cambiante puede asustar a los fondos de cobertura, que mantienen la mayor posición neta-corta para esta época del año de que se tenga registro. El aumento del interés abierto también indica que más especuladores pueden preferir posiciones largas.

El clima cálido y seco combinado con vientos fuertes en las planicies del norte continúa secando la vegetación, según datos de Drought Monitor. Un 87 por ciento de Dakota del Norte, el mayor productor de trigo de primavera de Estados Unidos, sufrió una sequía moderada o peor desde el 6 de junio, la mayor superficie desde octubre de 2012.

Sin embargo, el calor y la sequedad dejunio tendrán un impacto limitado en la producción final de Estados Unidos, a menos que se extienda hasta julio, dijo el jueves Arlan Suderman, economista jefe de materias primas de INTL FCStone, en un informe. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos actualizará el viernes su perspectiva sobre la oferta y la demanda mundiales de cultivos.