En esta fotografía proporcionada por el Centro de Vida Silvestre Ravensbeard, su directora y fundadora Ellen Kalish sostiene un búho de la sierra del norte en sus instalaciones en Saugerties, Nueva York. (The Associated Press)

Un trabajador que ayudaba a poner el árbol de Navidad en el Rockefeller Center, en Nueva York, halló una sorpresa: un pequeño búho entre las enormes ramas.

El ave, ahora llamada Rockefeller, ¿qué otro nombre podría ser?, fue descubierta el lunes, deshidratada y hambrienta, pero ilesa, dijo Ellen Kalish, directora y fundadora del Centro de Vida Silvestre Ravensbeard en Saugerties, Nueva York, adonde el búho fue trasladado.

Se trata de un búho adulto varón de la sierra del norte (Saw-whet), uno de los más pequeños que existen, dijo Kalish. Fue llevado a un veterinario el miércoles y éste dictaminó que está saludable.

“Ya se comió un buffet sin restricciones de ratones, así que está listo para partir”, señaló.

Dijo que el plan era ponerlo en libertad este fin de semana en su hábitat natural.

El árbol, un abeto noruego de 75 pies de altura, fue trasladado a Manhattan el sábado desde Oneonta, Nueva York, en la parte central del estado.