Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Una puerta que conduce al Museo y Monumento Nacional de la Ciudad de Oklahoma se muestra detrás de un cartel “cerrado”. (Archivo / AP)
Una puerta que conduce al Museo y Monumento Nacional de la Ciudad de Oklahoma se muestra detrás de un cartel “cerrado”. (Archivo / AP)

Oklahoma City, Oklahoma — Sobrevivientes y seres queridos de las 168 personas que murieron en el atentado de Oklahoma City no pudieron reunirse este domingo en el aniversario número 25 del ataque, pero eso no impidió que lo recordaran.

Debido a que la ceremonia conmemorativa anual fue cancelada como parte de las medidas para frenar la propagación del coronavirus, las víctimas fueron recordadas a través de un tributo en video realizado por el Monumento y Museo Nacional de Oklahoma City y que incluyó la lectura de los nombres de aquellos que murieron, seguido de 168 segundos de silencio.

La población se habría congregado el domingo en el monumento donde se hallaba el Edificio Federal Alfred P. Murrah antes de ser derribado por la detonación de una bomba el 19 de abril de 1995.

Fue “extremadamente difícil” no poder acudir en persona, declaró Ryan Whicher, cuyo padre, el agente Alan Whicher, del Servicio Secreto, murió en el atentado. “Pero todo esto es por buenas razones... Todos estamos haciendo sacrificios. No creo que sea justo que en este (contexto de) coronavirus debamos creer que se nos debería ofrecer un trato distinto”.

El ataque fue perpetrado por dos ciudadanos estadounidenses -el exsoldado Timothy McVeigh y su cómplice Terry Nichols- que odiaban el gobierno federal. Se registró dos años después de la fecha en que las autoridades federales realizaron una redada en el complejo Branch Davidian cerca de Waco, Texas, en un incidente en que murieron al menos 76 miembros de la secta religiosa, incluyendo algunos niños.

McVeigh fue sentenciado a muerte y ejecutado por inyección letal en 2001. Nichols recibió una pena de cadena perpetua por su papel en lo que muchos expertos catalogan como el acto de terrorismo interno más mortífero ocurrido en territorio estadounidense.

💬Ver comentarios